Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘fideicomiso Vivienda Magisterial (Vima)’


El Hummergate

Funciona en México una empresa de publicidad de nombre singular: Mala Idea, S.A. de C.V., uno de los negocios de Elba Esther Gordillo Morales, presidenta vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). La empresa tiene por socios a Maricruz Montelongo Gordillo (la hija), Fernando González Sánchez (el yerno) y Miguel Ángel Jiménez (el diputado).

De acuerdo con Arturo Cano y Alberto Aguirre, autores de “Doña Perpetua. El poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo” (Grijalbo, 2008, p. 286), la empresa firmó en 2007 contratos por 19 millones de pesos con la Lotería Nacional (dirigida por Francisco Yáñez), otros con el Consejo Nacional de Seguridad Pública (lo dirigía Roberto Campa), el Issste (dirigido por Miguel Ángel Yunes) y la Secretaría de Educación Pública, donde despacha como subsecretario el mencionado yerno, todos ellos allegados a la maestra.

Aunque ha realizado importantes operaciones económicas, ese negocio de la profesora Gordillo palidece junto a lo que ha significado el fideicomiso Vivienda Magisterial (Vima), que ha recibido multimillonarios recursos del gobierno federal. En su libro “Los socios de Elba Esther” (Planeta, 2007, p. 245), Ricardo Raphael sostiene: “Al igual que lo hiciera Carlos Salinas de Gortari antes de abandonar su cargo como presidente, en 2006 Vicente Fox Quesada realizó un nuevo depósito millonario sobre el fideicomiso radicado en Banamex, a través de la cuenta concentradora abierta en el banco Santander-Serfin. La cantidad reportada por la SHCP a propósito de ese ingreso es de 100,000 millones de pesos. Para ese momento, este monto representaba el 1.1% del PIB del país”.

Jesús Martín del Campo, fundador de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, permanente dolor de cabeza para la presidenta del sindicato de maestros, opina que “el dinero del SNTE lo utiliza Elba Esther Gordillo para la operación política y sindical, pero la compra de conciencias y de elecciones y su escandaloso tren de vida lo financia a través de múltiples negocios, entre los cuales Vima ocupa un lugar muy destacado” (Doña Perpetua…, p. 251). Si la apreciación de Martín del Campo es precisa, las decenas de millones de pesos utilizados para comprar las 59 camionetas Hummer destinadas a los dirigentes seccionales del SNTE (hay versiones de que los vehículos comprados fueron 100) muy probablemente proceden de recursos del erario y, en consecuencia, la operación puede y debe ser investigada por instancias del sector público. Es claro que el objetivo de los regalos fue comprar conciencias y lealtades, en momentos en que el liderazgo vitalicio está siendo severamente desafiado por la disidencia magisterial, desafío que no se limita ya a los bastiones tradicionales del magisterio democrático.

El error político de Elba Esther Gordillo es monumental, porque la aparición del Hummergate ocurrió en el marco del desastre financiero internacional y del ataque especulativo contra el peso mexicano. La maestra dio marcha atrás e inventó de un día para otro la inverosímil versión de que las camionetas se sortearían para recaudar fondos cuyo destino sería el mejoramiento de escuelas. Fracasó de ese modo la intención no sólo de comprar lealtades, sino de hacer evidente a las huestes magisteriales la política de la zanahoria y el garrote: la zanahoria Hummer para los leales y la fuerza del Estado contra los disidentes, esto último materializado en la reciente acción represiva en Morelos. En la cúspide del cinismo, en el mismo acto en que fueron entregadas las camionetas, Gordillo exigió al gobierno una ampliación presupuestal de 5,000 millones de pesos para la educación y amenazó con movilizaciones si no se accede a su petición.

Ya el secretario de la Función Pública, Salvador Vega Casillas, declaró que esa dependencia no tiene facultades para investigar las finanzas de los sindicatos. Si la SFP carece de atribuciones, sería bueno legislar para dárselas y en tanto, la dependencia que sí podría intervenir es la Auditoría Superior de la Federación, como lo ha señalado la senadora María de los Ángeles Moreno (Reforma, 14/10/08).

Los dineros de procedencia presupuestal pueden y deben ser auditados, más aún si son cuantiosos, como los asignados al SNTE por los gobiernos de Fox y Calderón, incluidos los multimillonarios fondos para el fideicomiso Vima. La verificación del uso correcto de esos fondos públicos no puede —no debe— estar supeditada a la cercanía de la dirigente magisterial con el presidente de la república ni al pacto en ciernes del partido oficial, el PAN, con el Partido Nueva Alianza, creado y dirigido por la profesora Gordillo, para ir unidos a los comicios próximos. Es un extraño maridaje electoral que ya se verá si realmente le aumenta o le resta votos a los panistas, porque el desprestigio inocultable del SNTE y de su presidenta vitalicia no es, hoy, garantía de suma de sufragios. Puede ser lo contrario.

http://www.yucatan.com.mx/noticia.asp?cx=9$2900000000$3936904&f=20081020

Read Full Post »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 278 seguidores