Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 16/06/09

La cara de la frontera norte la conocemos mejor, esa no la negamos, pero somos cómplices de lo que pasa :

Secuestro de migrantes, una industria millonaria: CNDH

JOSé GIL OLMOS

MEXICO, D.F., 15 de junio (apro).- En sólo seis meses, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) detectó que 9 mil 758 migrantes de Centro y Sudamérica fueron secuestrados en México por bandas criminales, algunas en contubernio con las autoridades, creando una industria con ganancias de hasta 25 millones de dólares.

Con base en una investigación realizada en 15 entidades del país de septiembre de 2008 a febrero de 2009, la CNDH encontró la existencia de una amplia red de secuestradores de migrantes de varios países que pasan por México rumbo a Estados Unidos.

En dicha red de plagiarios actúan mayoritariamente lo llamados “polleros”, seguidos por diversas bandas, algunas de las cuales se han identificado como miembros de Los Zetas y de los Maras.

La CNDH presume que la libertad con la que operan estos grupos sólo es posible por la anuencia o la complicidad de las autoridades federal, estatal y municipal.

Al presentar el Informe Especial sobre los Casos de Secuestro en Contra de Migrantes, el presidente de la CNDH, José Luis Soberanes señaló que en el registro de 198 casos de secuestro salió el número de 9 mil 758 migrantes secuestrados en grupos de distintos números, muchos de los cuales mostraron rasgos de extrema crueldad cometidos tanto por el crimen organizado como por agentes de la autoridad.

Dijo que, durante la investigación realizada en estaciones migratorias, albergues y casas de migrantes, “circunstancialmente” la Secretaría de la Defensa Nacional liberó a 410 migrantes secuestrados.

“La alta incidencia con la que está ocurriendo el secuestro de migrantes debe constituir una señal de alarma que debe ser atendida debido a la injusticia que representa, al grave sufrimiento que implica para las víctimas, a la afectación directa a patrimonios familiares de por sí limitados y a la afrenta que significa para el país el hecho de que en su territorio se estén realizando secuestros colectivos, lo que a pesar de su gravedad ha recibido poca atención”, manifestó Soberanes.

Dijo que resulta inadmisible que dicho ilícito no merezca una actuación enérgica y efectiva por parte de los tres niveles de gobierno, pues hasta el momento no existe una referencia estadística de esta problemática ni se cuenta con cifras oficiales.

Además, Soberanes presentó datos revelantes de la investigación, inferidos con base en la información proporcionada por los migrantes, entre los que destacan los siguientes:

Del total de migrantes secuestrados, el 67% es originario de Honduras; 18%, de El Salvador; 13%, de Guatemala, y el resto de Nicaragua, Ecuador, Brasil, Chile, Costa Rica y Perú.

Respecto de las zonas de mayor incidencia, el sur del país, fueron secuestrados 5,416 migrantes (55%); en el norte, 981 (11.8%); en la zona centro, 124 (1.2%), en tanto que no fue posible precisar el lugar en que fueron secuestradas 3,237 víctimas (32%).

Los estados con mayor número de casos son: Veracruz, 2,944; Tabasco, 2,378; Tamaulipas, 912; Puebla, 92; Oaxaca, 52; Sonora, 45; Chiapas, 42; Coahuila, 17; San Luis Potosí, 15; México, 6; Guanajuato, Nuevo León y Tlaxcala, 5 casos en cada uno; Chihuahua, 2, y Distrito Federal, uno.

Señala la CNDH que 5,723 migrantes fueron secuestrados por “polleros”; tres mil, por diversas bandas de secuestradores sin identificación específica; 427 por plagiarios que dijeron ser “zetas”, y 44 por “maras”. En 564 casos no fue posible obtener esta información.

Del total de 6,555 permanecieron en cautiverio en casas de seguridad en malas condiciones higiénicas, en tanto que 2,448 estuvieron en bodegas. Otros lugares de retención fueron campamentos, patios, hoteles y hasta vehículos.

Sobre el trato que recibieron por parte de sus secuestradores, se infiere que nueve de cada 10 víctimas (8,478) padecieron amenazas de muerte, en perjuicio de ellos o de sus familiares o de ambos, y que fueron amagados con armas de fuego o armas blancas, si no pagaban el rescate. La investigación permite calcular que al menos 1,456 migrantes fueron golpeados con puños, pies, armas, garrotes, palos y otros objetos.

De todos estos casos de plagio, la CNDH descubrió que de 157 mujeres cuatro estaban embarazadas; dos fueron asesinadas por los plagiarios; otras fueron violadas y una obligada a permanecer con sus captores como “mujer” del cabecilla de la banda.

La CNDH se percató que muchos pobladores de los lugares donde hay casas de seguridad conocen la ubicación de éstas, lo que hace suponer que las autoridades locales también lo saben y, sin embargo, no emprenden las acciones legales correspondientes.

Finalmente, Soberanes afirmó que, no obstante la amplitud del marco jurídico aplicable, existe una reiterada y grave conducta por parte de las bandas de la delincuencia organizada y de servidores públicos de los tres órdenes de gobierno en el secuestro de migrantes, aprovechando la vulnerabilidad y desprotección de los indocumentados.

Además, Soberanes denunció la ineficiencia del sistema de justicia para prevenir, investigar, perseguir y castigar el secuestro de migrantes, así como el evidente desinterés de la autoridad para prevenir el delito, proteger a las víctimas y lograr la reparación del daño, así como para que no se repita este ilícito.

http://www.proceso.com.mx/noticias_articulo.php?articulo=69687

La otra cara la frontera sur nos presenta otro problema:

México ignora su peor crimen

La secuestraron, torturaron, violaron, esclavizaron y, para no dejar huellas, la mataron. Es la historia diaria de las miles de mujeres y niñas —madres, hijas, hermanas— que en México nutren el negocio de la explotación sexual, el crimen más dañino para la sociedad, pero quizá el más impune.

Como con las drogas, la explotación sexual tiene una ruta muy clara: desde Centroamérica hasta los tres países que conforman el norte del continente: México, Canadá y Estados Unidos. Es una actividad cuyos vínculos internacionales explican la geografía de sus “capitales”: Tapachula, Acapulco, Cancún, Tijuana y Ciudad Juárez.

“A mí, un triciclero me llevó a un burdel, necesitaba el trabajo porque el coyote me había dejado tirada en Ciudad Hidalgo. Al final me enteré que la dueña pagó 300 pesos por mí”, dice una de las víctimas centroamericanas que terminó prostituída en un centro nocturno de la frontera entre Chiapas y Guatemala.

México cumple hasta la ignominia con las tres funciones básicas del negocio: importa, exporta y consume. ¿La razón? Es un paraíso de la impunidad. En un estudio elaborado entre Unicef, DIF y Ciesas, en el 2000, se constató que las sanciones contra ese delito se han incrementado, pero casi nunca los casos llegan a las procuradurías y, cuando lo hacen, “muy pocas veces éstas y otras instituciones actúan en contra de los explotadores y en beneficio de las víctimas”.

Brillan por su ausencia los programas de atención especialmente diseñados para las víctimas, quienes, por lo general, permanecen sin posibilidad de rehacer su vida.

La dimensión de este negocio se estima en más de 32 mil millones de dólares, sólo por debajo del tráfico de armas y de drogas. Sin embargo, la preocupación de México no parece tanta, ni siquiera en el discurso. Hay dos posibilidades: negligencia o complicidad.

Los estudios alrededor del tema y las víctimas que se han atrevido a hablar sobre él vinculan a autoridades y empresarios en el negocio, lo que reduce la posibilidad de “criminalizar” a las mafias.

Por eso, ante el letargo y la corrupción de las élites, lo mínimo que debe hacer la sociedad es indignarse, protestar como antes lo hizo con otros asuntos, tal vez muy importantes, pero seguro no tan abominables como este.

http://www.eluniversal.com.mx/editoriales/44518.html

Read Full Post »

El voto es libre, universal y secreto; es el gran logro político de la Revolución Mexicana y de la Constitución de 1917.

Yo no les voy a decir por quién voy a votar; pero sí les voy a decir por quién NO voy a votar.

No voy a votar por las agrupaciones políticas de los senadores que hicieron saber que aplazan para septiembre la decisión legislativa de suprimir el enorme hoyo negro que representa el amparo fiscal, para que nuevamente los 50 grandes consorcios empresariales eludan impuestos sobre las ganancias por más de 120 mil millones de pesos anuales; y en septiembre, si lo hacen, resulte que ya no es retroactivo y que la casa pierde una vez más.

No votaré por las líneas políticas de los legisladores federales que se negaron a añadir en la reforma energética las famosas 17 palabras que impedirían que hoy Pemex siga otorgando, contra el espíritu y la letra de la Constitución, contratos de desempeño sobre parcelas marinas, a empresas en su gran mayoría extranjeras, para exploración y explotación. Ni por los que siguen desangrando a Pemex con pidiregas.

No voy a votar por quiénes siguen en abierta complicidad con sindicatos corruptos como el magisterial y el petrolero.

No votaré por los partidos en el Poder Legislativo y el Ejecutivo, que permiten que se nos sigan muriendo los niños a razón de 19 por cada mil nacidos, por enfermedades curables y por falta de atención médica y han desmantelado el sistema de salud; y todavía hipócritamente dicen que defienden la vida.

No voy a votar por los grupos políticos de los gobiernos que eliminaron o estrangularon el Instituto Mexicano del Petróleo, el Instituto de Investigaciones Eléctricas, el área de Conacyt para energías limpias, el Instituto Mexicano del Seguro Social, los desayunos escolares, el salario mínimo, Fertilizantes Mexicanos, Almacenes Nacionales de Depósito, Conasupo, el fomento de la producción agrícola de consumo nacional y la seguridad alimentaria de México.

No voy a votar por los que, con manga ancha, están permitiendo que el outsourcing escamotee los derechos básicos de millones de trabajadores asalariados; y todavía quieren “flexibilizar” las leyes laborales derivadas de la Constitución.

No votaré por las agrupaciones políticas que se dejaron asaltar por dentro por la oligarquía y quedaron en estado de indefensión, bloqueando así el acceso de las aspiraciones de las mayorías ciudadanas.

No voy a votar por quiénes promueven el odio social en las campañas; y después convocan a la unidad nacional.

No votaré por las agrupaciones políticas que, de manera bilateral y excluyente, se adueñaron del Consejo General del IFE en el año 2003, destruyendo la esperanza de los mexicanos en la democracia electoral. Ni por sus operadores políticos en el 2006.

No voy a votar por quiénes planean resolver el boquete fiscal con IVA generalizado a alimentos y medicinas, que es el impuesto más regresivo y que encarecerá la vida en los elementos básicos populares, más de lo que ya ocurrió en los meses pasados sin la menor intervención de la rectoría económica del Estado; en vez de atreverse a cobrar impuesto sobre la renta empresarial como en cualquier país próspero y armónico.

Tampoco votaré por quienes mantienen el salario en 54.80 pesos y, en cambio, hicieron crecer de manera desorbitada la remuneración de los funcionarios públicos de mediano y alto rango.

No votaré por las fuerzas políticas que en las cámaras federales y el propio Ejecutivo, en descarada complicidad con el duopolio televisivo, han trabado e impedido que se abra a la pluralidad real el espectro; y que los mexicanos pobres, la gran mayoría, tengan acceso a más información que la que ellos censuran; y los que han hostigado por todos los medios, incluso el asesinato a las emisoras de radio indígenas y comunitarias.

No votaré por quiénes con la subrogación, se desentendieron de las obligaciones públicas, burlaron el contrato colectivo de trabajo, en contubernio con un sindicato corrupto, cuyo líder es ahora candidato a diputado federal; y propiciaron la corrupción, el favoritismo y la irresponsabilidad en las guarderías del IMSS.

Ni votaré por quiénes han permitido durante decenios la destrucción del medio ambiente nacional y han tolerado criminalmente las emisiones contaminantes en ríos y espacios naturales, como el desastre del río Santiago

Y sí pienso ir a votar a mi casilla, como el más elemental ejercicio de mi soberanía.

egaraiz@gmail.com

http://impreso.milenio.com/node/8592814

Read Full Post »

Aunque ya hay diversos tratamientos para la basura orgánica, ¿qué sucede con los desechos inorgánicos como los plásticos PET cuando finalmente van al tiradero? La solución podría ser cultivar microorganismos “devoradores” de materia inerte, como lo prueba un estudio del IPN.En pruebas in vitro, científicos de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Biotecnología (UPIBI), liderados por Claudio Garibay Orijel, lograron que “consorcios” formados por hongos y bacterias degradaran a uno de los principales compuestos del PET (Polietilentereftalato): el ácido teraftálico.

Una vez desarrollada, esta misma tecnología podrá aplicarse a nivel doméstico e industrial para transformar también desechos de materia orgánica putrescible en pequeñas cantidades de energía eléctrica y gas metano, procesos que ayudarán a disminuir la contaminación ambiental.

El PET es uno de los materiales más usados en la industria de envase y embalaje por su ligereza y resistencia, aunque al ser confinado en los basureros tarda 500 años en degradarse. Cuando es reciclado, su principal destino es la fabricación de fibras textiles, según información de la Semarnat.

“En el área ambiental los consorcios de microorganismos (combinaciones de diversos tipos) son más efectivos que los organismos individuales. Por ello decidimos hacer una mezcla de los que no son patógenos para el ser humano y pueden realizar la degradación del PET en forma óptima”, explicó Garibay Orijel.

En entrevista, el doctor en Ciencias en Biotecnología precisó que tras más de tres años de experimentación, lograron que los microorganismos hidrolizaran al mencionado precursor del PET (ácido teraftálico), es decir, que se “comieran” moléculas de este compuesto hasta romperlo en “pedacitos”.

El resultado de este proceso metabólico fue, por un lado, gas metano que puede usarse como combustible; por otra parte, se obtuvieron ácidos orgánicos (acético y propiónico) que al procesarse en un reactor diferente producen una corriente eléctrica directa igualmente aprovechable.

El monto de energía producida con apoyo de microorganismos es relativamente pequeño, de entre 1 y 3.5 miliwatts por gramo. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que tan sólo en el Valle de México se producen a diario 13 mil toneladas de residuos sólidos, de los cuales la mitad es materia orgánica y entre 7 y 12% corresponde a envases PET.

Así que de llevarse este sistema a escala industrial permitiría no sólo reducir entre 80 y 90% la cantidad de residuos acumulados en el DF, sino también importantes ahorros en la producción de electricidad, ya que un relleno sanitario podría producir la energía necesaria para abastecer a una colonia.

Desintegradores biológicos

A fin de degradar compuestos inertes los microorganismos (obtenidos de desechos animales y de suelos de basureros) requieren adaptar su maquinaria biológica enzimática; para ello deben ser cultivados en un ambiente especial donde son constantemente agitados, con condiciones de presión y temperatura controladas.

Esto se logra en matraces o bien al introducir a los microorganismos en cilindros metálicos denominados biorreactores, en los que además se añaden mezclas de fácil degradación formadas con proteínas, grasas y carbohidratos. Una vez que los microbios se multiplican, los científicos del IPN van disminuyendo los compuestos mencionados y añaden el ácido teraftálico.

Así, los microbios se “acostumbran” a consumir el compuesto inerte que se desea degradar. Los investigadores probaron también (además del ácido teraftálico) con una molécula muy parecida a la del PET, el polietilen glicol, un polímero utilizado en la fabricación de anticongelante, con resultados prometedores:

“Tenemos organismos que degradan 5 gramos por litro de polietilen glicol y 5 gramos por litro de ácido teraftálico”, especifica Garibay, quien añade que estos resultados superan hasta 6 veces los logros reportados por investigaciones similares en otros países.

Además —compara— esos trabajos requieren un tratamiento térmico previo (a 350o C) a los plásticos PET mediante ácido sulfúrico o clorhídrico para romper física o químicamente sus enlaces, lo que implica manejar esas peligrosas sustancias, además del uso de fuentes energéticas contaminantes.

En contraste, la meta del equipo de expertos de la UPIBI es degradar biológicamente al PET sin añadir ningún otro agente externo (ningún ácido ni tampoco grasas o carbohidratos) y sin quemar combustibles, lo que esperan lograr en su próximo experimento.

En una etapa posterior usarán la tecnología para diseñar biorreactores especiales tanto de uso industrial, para los grandes tiraderos, como a nivel casero. En este último caso proyectan construir un pequeño aparato que por un lado reciba envases PET y que por otro se conecte al bóiler para suministrar el metano suficiente para mantener encendido el piloto.

Para ello, el proyecto de investigación —cuya patente se tramitará posteriormente— ya cuenta con financiamiento del Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal.

http://www.eluniversal.com.mx/sociedad/3349.html

Read Full Post »

Hace tres años voté para presidente de la República por un ciudadano sin partido político.

Después de hacer público mi voto recibí ataques por la inutilidad de emitirlo a sabiendas de que no sería contabilizado. El Código Federal de Procedimientos Electorales priva a las ciudadanos del derecho de votar por quien quieren, piedra fundacional de toda democracia, al dar a los partidos el monopolio absoluto del registro de candidatos, en el inciso 1 del artículo 218: “Corresponde exclusivamente a las partidos políticos nacionales el derecho de solicitar el registro de candidatos a cargos de elección popular”.
Mi voto de entonces tuvo dos motivaciones. Primero, la satisfacción personal de votar por quien yo creía firmemente que tenía atribuciones suficientes para gobernarnos. Después, la parte de protesta que tal voto llevaba contra una ley defectuosa. Los hechos me dan la razón: la institución que ese ciudadano dirigió durante ocho años fue galardonada esta semana con el Premio Príncipe de Asturias. El premio no fue para él, por supuesto, sino para miles de alumnos y maestros, generaciones de mexicanos que han hecho de la UNAM un orgullo de México. Pero es un ejemplo de la restricción a que nos somete la fórmula que rige las elecciones.
En otros países las leyes que norman el proceso electoral permiten que los ciudadanos manifiesten su voluntad por conductos que no necesariamente sean partidos políticos. Ambos sistemas coexisten, parten del respeto al derecho ciudadano de escoger candidato, registrarlo
para que aparezca en las boletas y poder votar por él. Es sana la existencia de partidos políticos. Lo que mi voto nulo pretende es abrir la discusión pública para examinar sin violencia cómo adecuar la ley a la exigencia de un número todavía indeterminado de ciudadanos que aspiran
a registrar, sin mediación de partidos, sus candidatos a puestos de elección popular. Debemos analizar las posibilidades jurídicas y permitir a los ciudadanos sin partido, que somos los más en este país, aportar la fuerza de nuestro voto a la elección de mejores mandatarios.
En México quienes hicieron la ley privaron a los mexicanos del derecho de escoger y entregaron todo el poder a los partidos.

José Woldenberg, aplaudido por su labor al frente de un Instituto Federal Electoral que ha perdido respeto desde su ausencia, publicó el jueves en Reforma un artículo en que pregunta: “¿Qué tienen en común Dulce María Sauri, José Antonio Crespo, Diego Valadés, Jacobo Zabludovsky, así como algunos otros intelectuales?… Los emparenta un malestar… están cansados
de lo que ven en el escenario político… En México, el voto anulado será en el mejor de los casos un termómetro del humor público, pero al final los votantes por los diferentes partidos y candidatos decidirán quiénes gobiernan y quiénes legislan”. Coincido con el comentario de Woldenberg, aunque no me convence de la necesidad de que sea exclusivo de los partidos el derecho de registrar candidatos.
Junto a defensores de buena y mala fe de la ley electoral se colocan instituciones y personas del más diverso pelaje que también se rasgan las vestiduras por las ofensas a su solución jurídica. Qué curioso. Las grandes, tradicionales y ricas agrupaciones que coinciden en defender la ley y calificar de estúpido y traidor a quien vote nulo, tienen un denominador común: están satisfechas. Personajes notorios sonríen seguros, con el optimismo propio de quien se siente dueño. Lucharán a morir por que nada cambie. Los partidos políticos les sirven la comida y debajo de la mesa algunos trovadores reciben los pellejos.
Por eso el 5 de julio votaré nulo, aunque los invitados a la fiesta opinen que mi voto no vale. Mienten. Los votos nulos son contados. Tienen que ser admitidos por los funcionarios electorales si su número es mayor a la diferencia de votos entre los candidatos que van en primero y segundo lugares. En ese caso (artículo 279) se ordenará un nuevo escrutinio durante el cómputo oficial en las juntas distritales. O sea, que el voto nulo, no lo es tanto.

Creo que mi voto del 2006 fue precursor de este movimiento espontáneo que por la vía de la nulidad se convierte en un escape al descontento. No nos dejemos confundir: abstenerse es una grave torpeza. Debemos ir a votar. Votar nulo. Opinar contra una manera de elegir a nuestros gobernantes que ha dado resultados lamentables. Por la vía legal y pacífica de nuestro voto, voto nulo, pedimos que se modifique la ley.

Eso es todo. Nada más. De la UNAM y el Príncipe de Asturias hablaremos con calma. Para regocijarnos.

http://www.eluniversal.com.mx/editoriales/44531.html

Read Full Post »

O cada día hay mas sordos en México o de plano pasamos inadvertidos, nos ven la cara como que cosa, al ver este tipo de noticias mi pregunta es ¿Calderón le debe tanto a esta líder sindical, estamos sin salida? Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca del PAN-AL-TELEVISA


Televisa y Elba Esther lanzan programa de concursos “para aprender”

Elba Esther Gordillo Morales, presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), convocó hoy a procurar una convivencia pacífica y de armonía entre los mexicanos.

Al encabezar la presentación del programa de concursos por televisión “Todo el mundo cree que sabe”, coproducido por el SNTE y Televisa, la lideresa magisterial afirmó que la educación que todos queremos para México debe tener un sentido humano y abarcar a toda la sociedad.

En ese sentido, Gordillo aseguró que el nuevo programa, en el que se pondrán a prueba los conocimientos de niños y adultos será un excelente vehículo para el conocimiento.

Convocó a todos los interesados en la educación a apoyar el esfuerzo conjunto entre el SNTE y Televisa, y a la población en general a verlo, porque “durante toda la vida hay que aprender” y este programa ofrecerá una oportunidad excelente para ello.

Durante la presentación oficial del programa, en la que estuvo acompañada por Emilio Azcárraga Jean, presidente de Televisa, Elba Esther Gordillo dijo que los mexicanos “tenemos que saber que si todos y cada uno de nosotros escribimos mejor nuestra historia, haremos una mejor historia para nuestra patria”.

Por su parte, Emilio Azcárraga dijo que Televisa está consciente de la labor del maestro, de la importancia de la escuela y de la necesidad de una educación de calidad, a la que se puede apoyar.

“Todo mundo cree que sabe, permitirá entrar a la vida diaria de las escuelas mexicanas. Conviviremos en sus aulas, en sus patios, en sus problemas, y seremos testigos del esfuerzo de maestros, alumnos y padres de familia, para lograr una educación de calidad”, afirmó.

Multivotación ¿Tú en qué los reprobarías?

http://www.proceso.com.mx/noticias_articulo.php?articulo=69682

Read Full Post »

“Sí, estuvo tupido…confieso que he vivido.” Eso es mucho mejor y suena a que cerré un círculo, no el último, no el primero, sería más triste decir: “Fue limpio el camino…confieso que no he vivido” que difícil cerrar un círculo, y mucho más cuando solo piensas que la otra persona es la culpable, y no que tu has permitido y abierto la puerta para permitir. Ufff, me dan ganas de desnudar un poco, pero creo que no hay espacio para hacerlo. Para poder cerrar mis círculos mas negros han tenido que pasar muchas cosas, mucho permitir, mucho masoquismo, mucho no hacer y dejar pasar. Un día después de perder a mis padres, pensé este es el momento, no hay más, no habrá otra oportunidad, en un año perdí a los dos seres que me dieron la vida, las armas, una buena parte de mi, y me sentí libre, libre para decirle a ese personaje que siempre aparece en la vida de las mujeres que nos empeñamos en buscar a un padre, tome el teléfono y marque, no estaba, me hablo cómo a la semana con la voz más inocente, la voz mas seductora, le dije todo lo que tenía guardado, le dije todo el daño que me había causado, le dije uno a uno sus defectos, calmada, a veces me indignaba más, pero al final le dije Adiós no quiero volver a saber nada de ti, y si me ves en la calle por favor no me saludes, nunca nos hemos conocido. Él balbuceaba algo como no puedo hablar ahora, te hablo más tarde, no lo creo, espérame. Frases que yo me sabía de memoria, y llamadas que nunca llegarían, así que le dije por mi parte es todo, se cerro el circulo, ¿Lo perdone? Si, pero sobre todo me perdone a mi, por haber dejado pasar, por haber querido dejar pasar. Un día lo volví a ver, cuando me vio puso una sonrisa de oreja a oreja, no se porqué iba con mariachis, en fin yo me voltee sin mirar más su sonrisa engaña bobas, y me seguí, recordé una canción de José Alfredo, y me fui cantando.

No volveré.

Cuando lejos te encuentres de mi

Cuando quieras que este yo contigo

No hallaras un recuerdo de mi

Ni tendrás mas amores conmigo

Te lo juro que no volveré

Aunque me haga pedazos la vida

Si una vez con locura te ame

Ya de mi alma estarás despedida

No volveré

Te lo juro por Dios que me mira

Te lo digo llorando de rabia

No volveré

No parare

Hasta ver que mi llanto ha formado

Un arroyo de olvido anegado

Donde yo tu recuerdo ahogare

Fuimos nubes que el viento aparto

Fuimos piedras que siempre chocamos

Gotas de agua que el sol reseco

Borracheras que no terminamos

En el tren de la ausencia me voy

Mi boleto no tiene regreso

Y lo que tengas de mi te lo doy

Pero no te devuelvo tus besos

Cerré el círculo, hoy mi vida es mejor, cuando me hablan de él, irremediablemente me sonrío, ¿Las personas nos creen que siempre viviremos pendientes de los difuntos que viven sin saber que son difuntos? Un día un amigo me dijo que lo fue a buscar para preguntarle por mi, ja,ja, me río y me reí en ese momento, pensé que triste debe de ser no cerrar círculos, siempre pensar en ser indispensable, preguntó porqué no me casaba con el Sr. BB, ¿Si me caso se le quitaran las culpas? Es su problema no el mío, nunca más.

Esto es lo que conteste hoy a la pregunta de María Teresa Priego, me subí al tranvía llamado ¿Cómo cerrar círculos dolorosos? Pensé mucho en que círculo me ha llevado más tiempo cerrar o cual me llevo más tiempo cerrar, recuerdo que la ninia me dijo ¿Por qué ahora, cuando más dolor tienes quieres cerrar todo? Creo que fue la única posibilidad, tal vez la muerte de mis padres me liberó de muchas cosas, con ellos también había cerrado mis círculos, por suerte pude hacerlo, de manera reiterada con mi mamá, con mi padre solo un día que me pregunto ¿Por qué ya no me quieres? Y se lo dije, cerré mis círculos con ellos, que me quedaba, cerrar otros y aún me faltan, pero no son tan importantes, tan inmediatos, espero. Y ¿Tu cómo cierras los círculos? Visita la columna de María Teresa, y piensa en tus círculos de dolor. Es un buen ejercicio.

Read Full Post »