Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24/06/09

Lo que me pasa es que no consigo andar por el mundo tirando cosas y cambiándolas por el modelo siguiente sólo porque a alguien se le ocurre agregarle una función o achicarlo un poco.

No hace tanto, con mi mujer, lavábamos los pañales de los críos, los colgábamos en la cuerda junto a otra ropita, los planchábamos, los doblábamos y los preparábamos para que los volvieran a ensuciar.

Y ellos, nuestros nenes, apenas crecieron y tuvieron sus propios hijos se encargaron de tirar todo por la borda, incluyendo los pañales.

¡Se entregaron inescrupulosamente a los desechables! Si, ya lo sé. A nuestra generación siempre le costó tirar. ¡Ni los desechos nos resultaron muy desechables! Y así anduvimos por las calles guardando los mocos en el bolsillo y las grasas en los repasadores.

¡¡¡Nooo!!! Yo no digo que eso era mejor. Lo que digo es que en algún momento me distraje, me caí del mundo y ahora no sé por dónde se entra.. Lo más probable es que lo de ahora esté bien, eso no lo discuto. Lo que pasa es que no consigo cambiar el equipo de música una vez por año, el celular cada tres meses o el monitor de la computadora todas las navidades.

¡Guardo los vasos desechables!

¡Lavo los guantes de látex que eran para usar una sola vez!

¡Apilo como un viejo ridículo las bandejitas de espuma plástica de los pollos!

¡Los cubiertos de plástico conviven con los de acero inoxidable en el cajón de los cubiertos!

¡Es que vengo de un tiempo en el que las cosas se compraban para toda la vida!

¡Es más! ¡Se compraban para la vida de los que venían después!

La gente heredaba relojes de pared, juegos de copas, fiambreras de tejido y hasta palanganas de loza.

Y resulta que en nuestro no tan largo matrimonio, hemos tenido más cocinas que las que había en todo el barrio en mi infancia y hemos cambiado de heladera tres veces.

¡¡Nos están fastidiando!! ¡¡Yo los descubrí!! ¡¡Lo hacen adrede!! Todo se rompe, se gasta, se oxida, se quiebra o se consume al poco tiempo para que tengamos que cambiarlo. Nada se repara. Lo obsoleto es de fábrica.

¿Dónde están los zapateros arreglando las media-suelas de las Nike?

¿Alguien ha visto a algún colchonero escardando sommiers casa por casa?

¿Quién arregla los cuchillos eléctricos? ¿El afilador o el electricista?

¿Habrá teflón para los hojalateros o asientos de aviones para los talabarteros?

Todo se tira, todo se desecha y, mientras tanto, producimos más y más basura.

El otro día leí que se produjo más basura en los últimos 40 años que en toda la historia de la humanidad.

El que tenga menos de 40 años no va a creer esto: ¡¡Cuando yo era niño por mi casa no pasaba el basurero!!

¡¡Lo juro!! ¡Y tengo menos de… años!

Todos los desechos eran orgánicos e iban a parar al gallinero, a los patos o a los conejos (y no estoy hablando del siglo XVII)

No existía el plástico ni el nylon. La goma sólo la veíamos en las ruedas de los autos y las que no estaban rodando las quemábamos en la Fiesta de San Juan.

Los pocos desechos que no se comían los animales, servían de abono o se quemaban. De ‘por ahí’ vengo yo. Y no es que haya sido mejor. Es que no es fácil para un pobre tipo al que lo educaron con el ‘guarde y guarde que alguna vez puede servir para algo’, pasarse al ‘compre y tire que ya se viene el modelo nuevo’. Mi cabeza no resiste tanto.

Ahora mis parientes y los hijos de mis amigos no sólo cambian de celular una vez por semana, sino que, además, cambian el número, la dirección electrónica y hasta la dirección real.

Y a mí me prepararon para vivir con el mismo número, la misma mujer, la misma casa y el mismo nombre (y vaya si era un nombre como para cambiarlo) Me educaron para guardar todo.. ¡¡¡Toooodo!!! Lo que servía y lo que no. Porque algún día las cosas podían volver a servir. Le dábamos crédito a todo.

Sí, ya lo sé, tuvimos un gran problema: nunca nos explicaron qué cosas nos podían servir y qué cosas no. Y en el afán de guardar (porque éramos de hacer caso) guardamos hasta el ombligo de nuestro primer hijo, el diente del segundo, las carpetas del jardín de infantes y no sé cómo no guardamos la primera caquita. ¿Cómo quieren que entienda a esa gente que se desprende de su celular a los pocos meses de comprarlo?

¿Será que cuando las cosas se consiguen fácilmente, no se valoran y se vuelven desechables con la misma facilidad con la que se consiguieron?

En casa teníamos un mueble con cuatro cajones. El primer cajón era para los manteles y los repasadores, el segundo para los cubiertos y el tercero y el cuarto para todo lo que no fuera mantel ni cubierto.. Y guardábamos… ¡¡Cómo guardábamos!! ¡¡Tooooodo lo guardábamos!! ¡¡Guardábamos las chapitas de los refrescos!! ¡¿Cómo para qué?! Hacíamos limpia-calzados para poner delante de la puerta para quitarnos el barro. Dobladas y enganchadas a una piola se convertían en cortinas para los bares. Al terminar las clases le sacábamos el corcho, las martillábamos y las clavábamos en una tablita para hacer los instrumentos para la fiesta de fin de año de la escuela. ¡Tooodo guardábamos!

¡¡¡Las cosas que usábamos!!!: mantillas de faroles, ruleros, ondulines y agujas de primus. Y las cosas que nunca usaríamos.. Botones que perdían a sus camisas y carreteles que se quedaban sin hilo se iban amontonando en el tercer y en el cuarto cajón. Partes de lapiceras que algún día podíamos volver a precisar. Tubitos de plástico sin la tinta, tubitos de tinta sin el plástico, capuchones sin la lapicera, lapiceras sin el capuchón. Encendedores sin gas o encendedores que perdían el resorte.. Resortes que perdían a su encendedor.

Cuando el mundo se exprimía el cerebro para inventar encendedores que se tiraban al terminar su ciclo, inventábamos la recarga de los encendedores descartables. Y las Gillette -hasta partidas a la mitad- se convertían en sacapuntas por todo el ciclo escolar. Y nuestros cajones guardaban las llavecitas de las latas de sardinas o del corned-beef, por las dudas que alguna lata viniera sin su llave. ¡Y las pilas! Las pilas de las primeras Spica pasaban del congelador al techo de la casa. Porque no sabíamos bien si había que darles calor o frío para que vivieran un poco más. No nos resignábamos a que se terminara su vida útil, no podíamos creer que algo viviera menos que un jazmín..

Las cosas no eran desechables. Eran guardables. ¡¡¡Los diarios!!! Servían para todo: para hacer plantillas para las botas de goma, para poner en el piso los días de lluvia y por sobre todas las cosas para envolver. ¡¡¡Las veces que nos enterábamos de algún resultado leyendo el diario pegado al trozo de carne!!!

Y guardábamos el papel plateado de los chocolates y de los cigarros para hacer guías de pinitos de navidad y las páginas del almanaque para hacer cuadros y los cuentagotas de los remedios por si algún medicamento no traía el cuentagotas y los fósforos usados porque podíamos prender una hornalla de la Volcán desde la otra que estaba prendida y las cajas de zapatos que se convirtieron en los primeros álbumes de fotos. Y las cajas de cigarros Richmond se volvían cinturones y posa-mates y los frasquitos de las inyecciones con tapitas de goma se amontonaban vaya a saber con qué intención, y los mazos de naipes se reutilizaban aunque faltara alguna, con la inscripción a mano en una sota de espada que decía ‘éste es un 4 de bastos’.

Los cajones guardaban pedazos izquierdos de palillos de ropa y el ganchito de metal. Al tiempo albergaban sólo pedazos derechos que esperaban a su otra mitad para convertirse otra vez en un palillo.

Yo sé lo que nos pasaba: nos costaba mucho declarar la muerte de nuestros objetos. Así como hoy las nuevas generaciones deciden ‘matarlos’ apenas aparentan dejar de servir, aquellos tiempos eran de no declarar muerto a nada: ¡¡¡ni a Walt Disney!!!

Y cuando nos vendieron helados en copitas cuya tapa se convertía en base y nos dijeron: ‘Cómase el helado y después tire la copita’, nosotros dijimos que sí, pero, ¡¡¡minga que la íbamos a tirar!!! Las pusimos a vivir en el estante de los vasos y de las copas. Las latas de arvejas y de duraznos se volvieron macetas y hasta teléfonos. Las primeras botellas de plástico se transformaron en adornos de dudosa belleza. Las hueveras se convirtieron en depósitos de acuarelas, las tapas de botellones en ceniceros, las primeras latas de cerveza en porta lápices y los corchos esperaron encontrarse con una botella.

Y me muerdo para no hacer un paralelo entre los valores que se desechan y los que preservábamos.. ¡¡¡Ah!!! ¡¡¡No lo voy a hacer!!! Me muero por decir que hoy no sólo los electrodomésticos son desechables; que también el matrimonio y hasta la amistad son descartables.

Pero no cometeré la imprudencia de comparar objetos con personas. Me muerdo para no hablar de la identidad que se va perdiendo, de la memoria colectiva que se va tirando, del pasado efímero. No lo voy a hacer. No voy a mezclar los temas, no voy a decir que a lo perenne lo han vuelto caduco y a lo caduco lo hicieron perenne. No voy a decir que a los ancianos se les declara la muerte apenas empiezan a fallar en sus funciones, que los cónyuges se cambian por modelos más nuevos, que a las personas que les falta alguna función se les discrimina o que valoran más a los lindos, con brillo y glamour.

Esto sólo es una crónica que habla de pañales y de celulares. De lo contrario, si mezcláramos las cosas, tendría que plantearme seriamente entregar a la ‘bruja’ como parte de pago de una señora con menos kilómetros y alguna función nueva. Pero yo soy lento para transitar este mundo de la reposición y corro el riesgo de que la ‘bruja’ me gane de mano y sea yo el entregado.

Hasta aquí Eduardo Galeano.

http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=463298


Gracias Linda Oaxaca por recordarme la casa de mis padres y sus cajones llenos de cosas que no tiraban.

Anuncios

Read Full Post »

Por: Andrea Perez

Convencido de que “ya no hay tiempo para ser pesimista”, Yann Arthus-Bertrand citó entre otras fuentes de inspiración el celebrado inventario aéreo y fotográfico de los más bellos paisajes del planeta, La Tierra vista desde el cielo, que realizó en 1994 bajo el patrocinio de la UNESCO. Ya se puden ver adelantos de la pelicula en el sitio de Internet dedicado al filme.

Lo que se quiere resaltar en Home, explica el artista es que “no es el 50 % de bosque que ha desaparecido, sino el 50 % que queda”, pues hoy “lo importante es que somos seis mil millones de inteligencias” con capacidad de acción

Además de confirmar que el hombre “se está poniendo en peligro”, junto con el planeta, el fragmento de filme divulgado recuerda que en los últimos 50 años lo ha modificado más que en toda la historia de la Humanidad, iniciada hace unos seis millones de años.

quienes deseen ver el largometraje en la gran pantalla de una sala de cine tendrán que pagar por verla. Pero desde el mismo 5 de junio que se estrena la película en todo el mundo de forma simultánea estará disponible gratis en internet y se podrá ver en abierto en diferentes canales públicos de varios países.

Las imágenes han sido tomadas desde helicóptero, pero las emisiones de CO2 generadas han sido compensadas mediante pagos para instalar energía limpia a quienes no la tienen.

Para ejemplo, habrá tres pantallas gigantes en el Campo de Marte, en París, y otras en el Central Park en Nueva York.

Arthus-Bertrnad dijo no haberse censurado en ningún momento, a pesar de que ciertos países así lo intentaron, como Dubai, que impidió tomar ciertas imágenes, las cuales filmaron clandestinamente, o India, que confiscó el 55 por ciento del material rodado allí.

Es tarde para ser pesimistas

tomado de :Pepe Grillo – La guía verde

Read Full Post »

A propósito del post de Fritania de las dos cejas de Tequila bajo cero, el día de San Juan, hoy 24 de junio en Europa lo celebran con hogueras y fiestas, en Perú con bailes, rituales mágicos, hogueras y aquí en México echándose agua o mojándose cuando llueve:

Noche de San Juan, cómo fiesta pagana en el mundo. En mi pueblo hay fiesta por todo lo alto, claro yo ausente me la perderé, pero seguro, seguro les llueve.

Así que a festejar:

LA FIESTA
Joan Manuel Serrat

Gloria a Dios en las alturas, recogieron las basuras
de mi calle, ayer a oscuras, y hoy sembrada de bombillas.
Y colgaron de un cordel, de esquina a esquina, un cartel
y banderas de papel verdes, rojas y amarillas.
Y al darles el sol la espalda revolotean las faldas
bajo un manto de guirnaldas para que el cielo no vea,
en la noche de San Juan, como comparten el pan,
su mujer y su galán gentes de cien mil raleas.
Apurad, que allí os espero si queréis venir,
pues cae la noche y ya se van nuestras miserias a dormir.
Vamos subiendo la cuesta que, arriba,
mi calle se vistió de fiesta.
Hoy el noble y el villano, el prohombre y el gusano
bailan y se dan la mano sin importarles la facha.
Juntos los encuentra el sol a la sombra de un farol,
empapados en alcohol, magreando una muchacha.
Y con la resaca a cuestas vuelve el pobre a su pobreza,
vuelve el rico a su riqueza y el Señor Cura a sus misas.
Se despertó el bien y el mal, la zorra pobre al portal,
la zorra rica al rosal y el avaro a las divisas.
Se acabo, el sol nos dice que llego el final,
por una noche se olvido que cada uno es cada cual.
Vamos bajando la cuesta que, arriba, en mi calle,
se acabo la fiesta…

Read Full Post »

Hoy no voy a comentarles muchos blogs de mujeres, ayer me regañaron por poner tantos, pero es una manía mía, empiezo a buscar y encuentro tantas cosas que se me hacen interesantes que no puedo parar, esta bien, a petición de los lectores tratare de limitarme un poco.

Hablar sobre la crisis o la mujer en el mercado laboral es un tema un poco difícil, he leído artículos que solo personas que estudiaron economía o alguna cosa rara de finanzas podría comprender, pero la mujer ha encontrado un lenguaje mas claro y directo.

Así que estas son mis recomendaciones.

Imagen profesional y maquillaje para ejecutivas, escrita por Marisol Espino, me recuerda aquella mujer que fue por primera vez a trabajar a su oficina, vestida casi de monja hace 25 años, si esa mujer que la pusieron en un escritorio con el titulo de “Contadora”, sin maquillaje y sin saber nada, si hubiera leído esto antes ¿Seguiría trabajando como La Contadora? No lo se, seguramente no me importaba a esa edad, pero cada día te exigen más, hoy me doy el lujo de ir con jeans y sin pintar…claro se que hay días en que debo de ir como toda una ejecutiva. (Que friega)

Cuando uno cree que se las sabe todas…, de nuestra coachfinanciero, Karla Bayly, mi trabajo es casi una empresa familiar, así que estos puntos que toca ella me suenan tanto a la familia con la que trabajo día a día, “La empresa familiar siempre es un lugar con un ambiente cálido amigable y seguro.”, aja, eso pasaba hasta hace unos pocos meses, la cabeza de la familia, el patriarca nos trataba de esa manera, ha ido cambiando, va delegando al hermano, el hermano acapara todo pero no tiene ese carisma para decir NO y que los demás salgamos con cara de SI. Piensa siempre que el lugar donde trabajas, tal vez no sea una empresa familiar pero al pasar tantas horas al día con ellos se vuelven parte de tu otra familia.

Balance financiero ¡a la mexicana!, del Blog & Lana, escrito por So, ¿Te vas a casar? ¿Tu hija cumple 15 años? ¿Estas preparando tu fiesta de cumpleaños? Nada de crisis, los mexicanos tiramos la casa por la ventana cuando de diversión se trata, este post escrito por una mujer te hará reír y pensar en nuestra idiosincrasia. Te vas a ver, y vas a reírte un poco. Un blog muy divertido con excelentes consejos.

La increíble y triste historia de las devoluciones de impuestos, escrito por Isabel Melchor, claro yo también sonrío al recordar que los últimos años cada que una amiga pide la devolución de impuestos de su novio, le llega una carta diciendo que no, que no procede la devolución, no estamos acostumbrados a pedir la devolución de impuestos, es más todos deberíamos hacer una prueba de declaración anual de impuestos, poner los gastos del doctor particular al que tuviste que ir porqué en el IMSS no te atendían, ¿Estas pagando hipoteca de tu casa? Los intereses son deducibles, no tienes los ingresos que te obligan a presentar una declaración anual, no importa has un ejercicio, pídele a un amigo que te ayude y veras que te sale saldo a favor, claro otra cosa es que te la otorguen.

Lo logre, poco pero divertido.

Read Full Post »