Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25/06/09

Teniamos pensado poner una canción de Michael Jackson y los Jackson 5 para el viernes en la mañana:

Esa era la sugerencia de la ninia, pero nada sus vídeos desaparecieron de Youtube, nada más por un rato y fue la caída final del telón, para él, él ídolo de los 80’s murió hoy 25 de junio. Médicos trataron de resucitar a Jackson durante una hora ni hablar cuando te toca, te toca . Junto a él se fue también la mujer biónica, el Ángel de Charlie más conocido. La anunciada despedida de la bella Farrah Fawcett luchaba contra un cáncer,  vaya pues nuestro reconocimiento a dos ídolos de los 80’s, no son personajes a seguir tal vez, pero marcaron nuestra época y la de muchos de ustedes, hoy las tres por fin nos comunicamos por teléfono para darnos la noticia, fue para nosotras una época, creemos que para muchos de ustedes también, esos que tenemos 40 años o más recordaremos este día como el adiós a dos iconos de nuestra generación.

Esta vez las tres estamos juntas(a distancia)  y turulatas pensando en lo que vivimos en esa época con esas figura, ¿Quién no soñó con tener la melena de Farrah o bailar cómo Michael Jackson? Nosotras tres si, fueron los 80’s.

Anuncios

Read Full Post »

Televisa: se le va a la yugular a Proceso y a Carmen Aristegui, esta libertad de prensa que tenemos y que cada día se ve más y más cortada, a santo de que se preguntara usted, sale en estos días un libro del periodista Jenaro Villamil: Peña Nieto: si yo fuera Presidente, parte del texto sale en la revista Proceso pero además Carmen, en su programa de Radio Entrevista al periodista que ha recibido una serie de ataques a su persona, robo, sustos a un hermano, en fin el Guapo novio de la famosa Gaviota Mexicana, que se presentaron, agarraditos de la mano y muy sonrientes en programa de Televisa para celebrar el día del padre …, no le gusto nada que Jenaro Villamil, hable de El ”reality show” de Peña Nieto, cosa que paso en el 2005 y que fue una celebración de Televisa “Celebremos México”.

En esa ocasión Peña Nieto y el mismísimo Salinas de Gortari, ese hombre que se preocupa tanto por la salud mental de Miguel De la Madrid, se encontraron, claro como en muchos eventos sociales seguro se encuentran al ser amigos de sus amigos, pero la nota más importante es que el guapo de Peña Nieto, además de ser el novio de la señora que nunca se caso, es sobrino del Ex gobernador Arturo Montiel, y claro Villamil ahonda un poco en el tema del grupo Atlacomulco y las aspiraciones de ese grupo junto con Emilito de lanzar y hacer ganar a un guapo rufián, que bien a bien aun hay voces que hablan de la de la extraña muerte de su esposa…y la Gaviota no fue la primera estrellita del canal de las estrellas con la que se le vinculo...

Además de esta nota de Televisa contra Carmen por hablar de Peña Nieto, Carmen hablo en su programa de unas conversaciones de Mauricio Fernández Garza, ¿Quién es? El candidato por el PAN a la Alcaldía de San Pedro Garza García, Nuevo León. ¿De que hablaba? De sus nexos con los hermanos Beltrán Leyva por eso hoy Inicia PGR averiguación previa contra Mauricio Fernández Garza. Por lo qué hoy les pongo la columna de Denisse Dresser en Indigomedia México.

Le recomiendo leer: los medios y los nuevos pactos del poder, por si le quedaba alguna duda de la libertad de prensa en este país

Lea y después usted opine si se queda en su casa el 5 de julio o sale a votar por el menos malo, o de plano los castiga a todos por sus escándalos y corrupciones con un tache a todos, mientras tanto dejemos que Angélica Rivera destile amor por Peña Nieto, y se prepare a ser la primera dama del País en el 2012.

Read Full Post »

El rol que juega el padre en la familia es definido por la época en la que vive, las ideologías y la situación social y económica, entre otros factores más.

Antes los papás eran los jefes, la única fuente de ingresos económicos, razón por la cual pasaban poco tiempo con sus hijos, ya que se dedicaban a trabajar prácticamente todo el día. Su imagen inspiraba respeto y temor.

Mientras tanto, las madres eran amas de casa, responsables al 100% de la educación de los hijos y su imagen era la de protectora y nutriente.

Pero, de acuerdo a un estudio realizado en los últimos años por el departamento de Investigación de MTV Networks Latinoamérica, estos papeles han cambiado y ahora ambos se involucran en los gastos hogareños, la educación y la diversión de los pequeños, lo que traído familias más sólidas y estables.

“A partir de los datos arrojados nos dimos cuenta que los cambios se han dado por dos factores principales, uno es la situación económica, que se volvió más difícil durante los últimos diez años, lo que provocó que las madres tuvieran que trabajar para contribuir con los gastos, y el otro, es que a partir de la nueva visión social, los padres no quieren repetir los patrones de antaño, porque se generan familias desunidas”, afirma Carlos García, director de Investigación de MTV Networks Latinoamérica.

El papel de mamá

En esta nueva dinámica familiar la madre también sale a trabajar, por lo que comparte el papel de proveedor con el padre y a pesar de esto, sigue realizando algunas de las tareas del hogar y, por supuesto, está al pendiente de la educación y cuidado de los pequeños.

Según el estudio realizado, las madres de hoy son las personas a las que se recurre para recibir abrazos, consejos cuando se está triste, quienes resuelven los problemas y comparten los secretos, las ideales para hacer las tareas y curar enfermedades físicas o emocionales.

“En su nuevo rol está la seguridad, educación y salud de los hijos; y en la parte divertida, ellas organizan salidas con toda la familia, planean las vacaciones, ven televisión con ellos y son expertas en hablar de cualquier tema porque inspiran confianza”, recalca García.

Papá, un chico más

Por otro lado, mamá no es la primera alternativa para divertirse, ni la opción para conseguir un permiso fácilmente.

El nuevo significado de ser papá se basa en la idea de un hombre conectado emocionalmente con sus retoños, que se mira al espejo y no se parece a su propio padre.

Estos papás son las personas ideales para divertirse con ellos en casa, entreteniéndose con videojuegos o juegos de mesa, salir a los parques de diversiones, hacer trabajos creativos para la escuela y conseguir permisos con facilidad, pero no son vistos por los hijos como consejeros, quienes resuelven problemas o curan enfermedades.

Estos hombres dedican menos tiempo al trabajo que los de hace diez años, por lo que comparten algunas de las tareas domésticas con las madres.

“Los padres de la actualidad se involucran más en la crianza de sus hijos y en las tareas del hogar. El 59% son empleados, el 17% dueños de comercios o empresas y el 14% se dedican al freelance (empleos independientes)”, agrega el directivo de MTV Networks Latinoamérica.

Esta generación de papás son considerados como un chico más en la casa, debido a sus nuevas tareas y obligaciones; los hijos los ven como un amigo.

“Al balancear las responsabilidades paternales se comprobó que las familias evolucionan mejor, pues poseen una buena comunicación e integración que se refleja en niños con mejor desarrollo emocional e intelectual”, dice García.

Los padres y la tecnología

Otra de las tareas que los padres de hoy han tenido que aprender a utilizar son las nuevas tecnologías, en las que han encontrado un nuevo medio de protección y comunicación con sus hijos.

“La mayoría de las familias de la actualidad saben utilizar las nuevas herramientas de contacto: como los celulares y el internet; los padres han encontrado en ellos una vía para estar al pendiente de los niños” puntualiza el directivo.

Les compran celulares a sus hijos con la intención de saber dónde y con quién están, a qué hora llegarán y poder localizarlos en caso de emergencia.

Lo mismo ocurre con internet a través del cual pueden charlar con sus hijos, conocer a sus amistades, saber sus estados de ánimo y estar al pendiente de los eventos a los que los invitan, por medio de las diferentes redes sociales.

“Nuestra investigación estimó que el 40% de los hijos se conectan, tecnológicamente con sus padres todos o casi todos los días”, finaliza García.

http://www.eluniversal.com.mx/estilos/63147.html

Read Full Post »

De mirada hosca, dura y evasiva, Rafael Acosta, candidato del PT, recuerda sus días en las filas de Nueva Izquierda. “Estuve al lado de ellos, estuve 20 años en el PRD”. Enumera: René Arce, Horacio Martínez Meza, Silvia Oliva Fragoso, Víctor Hugo Círigo… “No me dejaron crecer”. Su mirada se torna negra y mira al suelo, donde seguro observa la quema de banderas de Nueva Izquierda, junto con Gerardo Fernández Noroña. Sucedió cuando su renuncia al PRD. Su trabajo fue en la territorial de Ermita Iztapalapa. Se le recuerda llevando y trayendo despensas y más. En diferentes comicios.

El candidato del PT, famoso ahora por su cinta tricolor en la cabeza, su apelativo de Juanito y por el trato que recibió de López Obrador, el “¿cómo te llamas?”, dice, “la gente me ve como un candidato obradorcista”.

Vive desde hace 35 años en Iztapalapa. Ahí fundó su familia, tuvo hijos y se divorció. “Ahora vivo solo”. Su mirada no ve a ningún lado.

Se aferra a algo que le han quitado: “Voy a ser delegado, no he renunciado, soy el candidato”. Se detiene y recuerda el trato con Obrador, así le dice: “Es un acuerdo para fortalecer el proyecto alternativo de nación”.

“¿Y si gana no sentirá feo dejar el cargo?”. No, medita y responde con un sentimiento desconocido, “se siente feo, pero es por el bien del país, por el bien de Iztapalapa… voy a sentir feo”.

El acuerdo fue tomado a sus espaldas, no lo dice, pero se intuye. El pasado miércoles, horas antes de que fuera hecho público por López Obrador, fue citado en el Comité Estatal del PT, ubicado en la colonia Roma, ahí se encontró con sus líderes nacional y el del DF: Alberto Anaya y Arturo López Cándido, mejor conocido como El Archi. Repite, “sí, se siente feo por el trabajo que hemos hecho y todo”.

A nadie le tomó parecer, ni a la familia ni a sus seguidores. “Ya platicaré con ellos”, dice de los segundos.

“¿A qué se va a dedicar después de la campaña, de que gane y de que pida licencia?”, se le pregunta. Infla los cachetes, su mirada se pierde, ríe, se pone serio, se mueve el pelo despeinado, acomoda su cinta que es su identidad: “A la mejor me ofrecen algo y si no, pues soy comerciante y seguiré en la política”.

Se le pregunta si le gustaría colaborar con Clara Brugada. “No, creo que no, mejor con Obrador, en sus recorridos…”.

Reconoce que el PT “no tiene mucha fuerza, pero este año va a subir la votación en Iztapalapa y eso por los candidatos de López Obrador”.

El final. “Puedo hacer historia en este momento. Esperemos que nunca me arrepienta por el bien del país. Sí, en la protesta (con López Obrador a su lado) sentí feo un poquito…”.

Francisco Mejía

Read Full Post »

Con estas páginas quiero celebrar los ochenta años de vida que hoy cumple mi madre. Consta que sólo ocasionalmente abro tan ampliamente los pliegues de la intimidad y me arriesgo a que estos párrafos resulten una paliza insoportable para los asiduos bañistas de estas aguas de azar. Pido disculpas de antemano y aclaro para los posibles pedantes que se sientan ofendidos con el lance, que cualquier reclamo demandante podría obligarme a escribir algún párrafo próximo sobre sus propias progenitoras. No es para tanto: se trata de una celebración de vidas, de las vidas que ha sobrellevado mi madre, llena de vida, y me parece que en medio de tanta mala noticia y mal fario, mucho bueno nos hace dedicarle aunque sea una sonrisa a una mujer admirable, que precisamente por ser única es hoy espejo de tantas madres esforzadas, recrecidas, ejemplares, incondicionales… maravillas de vida.

María de Lourdes López Anaya nació hoy mismo, por la mañana, en el barrio de Santa María la Ribera. Por un error tipográfico en el bordado de uno de sus primeros vestiditos, allí dónde deberían leerse sus iniciales MaLL, mi abuelo determinó llamarla “May”. Cuarta hija de un feliz matrimonio que tendría seis hijos, May es hoy la incondicional sonrisa que parece recuperar a sus ochenta años la vocecita inocente de su infancia, la mirada que brilla y cierta propensión a la travesura feliz en medio de carcajadas. May ha sido toda la vida narradora con puntuación: platica anécdotas o circunstancias con párrafos verbales marcados como diálogo, como si leyera un guión y dice que el señor le dijo entonces que los estambres no han subido de precio y en eso entró un fulano con cara rara que dijo no sé qué cosa… Con la mirada recrea los aromas y las costumbres, las calles con nombres de árboles, coches inmensos, panaderos en bicicleta, dulcerías de utopía, los sombreros anchos de las damas y los bastones con borsalinos de toda una legión de fantasmas, acuarelas de su infancia. El pretérito feliz de cuando las parejas se empezaban cortejando con la mirada, se besaban a escondidas y se entendían a señas; el pasado ya casi perdido de las buenas conciencias, encrucijadas en cuadrículas de las buenas educaciones; las yeguas finas y las variadas elegancias.

Le llegó el día en que May se enamoró de mi padre y él de ella. Se conocían desde antes de conocerse: eran parientes. De aquí que por lo menos uno de sus hijos nació con cola porcina. Se imaginaron un mundo juntos y se atrevieron a configurarlo. Lo lograron, con varios años de noviazgo que pronto convirtieron en medio siglo de matrimonio. Siguen siendo la feliz pareja de enamorados que todos conocemos, a pesar incluso de que mi padre tuvo que irse de este mundo hace apenas cinco meses; supongo, porque lo sé de cierto, que siguen durmiendo abrazados y que van del brazo en cada aliento y esfuerzo, porque de esfuerzos y pura tenacidad está tejida la hermosa colcha de su vida en pareja.

A pocos pasos de andar juntos, cuando acababan de vivir una suerte de despegue donde mi padre estudiaba en la Universidad de Stanford y vivían en un sueño llamado Sausalito, California, a mi madre le llegó una sombra inesperada técnicamente llamada trombosis cerebral y prácticamente manifiesta en la pérdida total de su memoria. El plan conjunto de vivir una vida de universidad en universidad, de beca en beca y con las nubes como límites, se vio de pronto trastocado en un alargado páramo de incertidumbres: nadie podía asegurar qué tanta memoria podría recuperar mi madre y mucho menos qué tantas garantías de vida se le ponían por delante a una mujer por lo demás y siempre sana, con poco más de treinta años de edad y ya con un dolor inmenso en la biografía: habían encargado una hija hermosa que les fue entregada en brazos por muy poco tiempo; apenas el tiempo suficiente para que, al nombrarla Ángela, cobrara alas y se adelantara allí adonde ahora conversa y se pone al día con mi padre. Pero May no se encerró en una amnesia de silencios; al contrario, en gran parte gracias a Lola, su hermana, y el concierto de muchos familiares, May fue recuperando poco a poco, palabra por palabra, los nombres de las cosas y las caras de las personas. Medio siglo después, mi madre es hoy una recuperación andante de su propia memoria y si acaso olvida hoy mismo la forma de conjugación de un verbo o las precisas letras de una receta, lo único que logra es remitirme instantáneamente a mi propia infancia, a los años en que se le iba la mirada ante el enigma de no recordar cómo se decía la palabra cenicero o delantal. Para colmo vivíamos en inglés, en un bosque que ha quedado intacto y lejos, y en la medida en que May recuperaba su idioma desconocía todo lo gringo y todo lo hablado en inglés, al tiempo que México, el México de sus vidas pasadas se volvía una urgencia palpable.

Queda muy poco de los muchos Méxicos que ha vivido mi madre a lo largo de sus vidas, pero entre otras muchas alegrías, hoy celebro que vive sin olvido alguno, con la memoria precisa de todos y cada uno de los episodios que la hacen feliz y el recuerdo sin rencores de cada uno y todos los renglones de oprobios, abusos y majaderías que ha tenido que perdonar siempre. Hoy se puede mirar al espejo y no precisa maquillaje ni sortilegios cinematográficos para volver a ver el bellísimo rostro y el cuerpazo entallado en seda que la hacía parecer actriz, la que enamoró a mi padre y a la que le lanzaban besos desde lejos las viejas figuras del toreo cuando eran llevados en hombros por las viejas calles de México. Hoy se ve idéntica, aunque ya sin la mirada de amnesias, al día en que me informaba de la llegada de otra hija, mi hermana menor que le llegó como para sellarle toda memoria con felicidades y facciones clonadas. María de Lourdes López Anaya se puede mirar hoy mismo al espejo y ver que me carga en brazos, en medio de la nieve, fotografiados por mi padre… No ha pasado nada… Todo lo que ahora recuerdas y todo lo que has sido, tanto amor que has transpirado, tanto cariño que contagias y toda la ternura zurcida en el vestidito… Aquí ya nadie olvida nada, salvo lo que precisamente hay que olvidar. Todo está bien porque esto somos madre: memoria.

jfhdz@yahoo.com

http://impreso.milenio.com/node/8597469

Carajo, cómo me gusta este hombre!!!

Read Full Post »