Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 6/07/10

Editorial EL UNIVERSAL

El ciudadano tiene la última palabra

05 de julio de 2010

Ayer volvió a probarse que el elector es la piedra angular de los procesos comiciales en este país. Su voz se impuso sobre los miedos y las angustias provocados por la criminalidad. También les dio una lección a quienes pensaron que el control de un gobierno estatal es capaz de manipular la conciencia de los ciudadanos. Al final, fueron ellos quienes tomaron la decisión.

Ahí donde los rifles quisieron acallar a los sufragantes, los votos se acumularon copiosamente. Ahí donde la maquinaria de los gobernadores se empleó más a fondo, los partidos en el poder resultaron severamente retados. Se equivocaron, por fortuna, quienes supusieron que serían más fuertes los temores y las clientelas que la voluntad de las personas.

Oaxaca y Puebla son dos ejemplos de esta manifestación social. Aún sin conocer los resultados finales, puede afirmarse que los electores que cruzaron la boleta en favor de las alianzas contrarias al PRI no se dejaron llevar por la percepción de la derrota impuesta durante la campaña. Así lo demostró lo reñido de ambos procesos.

De su lado el PRI hizo su mejor esfuerzo para retener a sus electores en Durango, Tamaulipas, Veracruz, Hidalgo, entre otras, además de que logró retomar —según diversos sondeos posteriores— las gubernaturas en Zacatecas, Aguascalientes y Tlaxcala. No debe perderse de vista que en estas últimas tres entidades, PAN y PRD sufrieron serias fracturas intrapartidistas que debilitaron la credibilidad de sus candidatos. Es decir, que la victoria priísta no se debió sólo a las capacidades de convencimiento del partido tricolor, sino a los esfuerzos de sus adversarios para derrotarse a sí mismos.

Si se realiza un conteo únicamente del número de entidades donde el PRI se alzó con la victoria, podría caerse en el error de suponer que el tricolor va en camino nuevamente de hegemonizar el país como lo hiciera durante la mayor parte del siglo XX. Dicha afirmación es superflua.

¿A cuánta población terminará por representar cada partido político tras las elecciones de ayer? Esa es la pregunta realmente importante. No es lo mismo ganar Tlaxcala, Zacatecas y Aguascalientes —entidades que juntas tienen poco más de 3 millones de habitantes— que eventualmente perder Oaxaca, Puebla y Sinaloa, que agrupan a cerca de 12 millones de personas. Por ello es engañoso decir que el país va enfilado nuevamente hacia una República monocolor.

Este es el dato rumbo a las elecciones de 2012. A partir del análisis, no sólo podemos concluir que los votantes —y no las clientelas ni el crimen— siguen siendo el centro del proceso electoral, sino también que los mexicanos le apuestan hoy, como desde hace tres lustros, a la pluralidad.

La gran encuesta nacional que representaron los comicios de ayer lanzan un mensaje hacia las elecciones presidenciales de 2012: lo único que está decidido es que la ciudadanía tiene la última palabra.

http://www.eluniversal.com.mx/editoriales/48932.html

Read Full Post »

Detrás de la Noticia | Ricardo Rocha

Lecciones del domingo

Martes 06 de julio de 2010

1ª.- ¿Goliza priísta? Según se quiera ver. Por supuesto que desde la óptica tricolor, ganar ocho o tal vez nueve gubernaturas de doce posibles es un resultadazo, un nocaut efectivo, una goliza peor que la de Alemania a Argentina. Quién negaría la hazaña electoral de refrendarse en Quintana Roo, Tamaulipas, Veracruz, Chihuahua e Hidalgo; casi casi también en Durango; y recuperar de las garras panistas Tlaxcala y Aguascalientes y de las fauces perredistas Zacatecas. El público estalla en una cerrada ovación y hasta hace la ola en el estadio. Pero poco después ha de venir una chifliza gigantesca por otros resultados del mismo domingo. Cómo explicar que bastiones dinosáuricos como Puebla, Oaxaca y Sinaloa y en una de esas Durango les hayan sido arrebatados de las manos. Vaya, ni con la asesoría de Maradona podrían justificarse.

2ª.- Gobernadores expulsados. Eso han hecho las mayorías en varios estados de la República . Como en los casos del góber precioso en Puebla, del horroroso en Oaxaca y del ganancioso en Sinaloa. A Marín, Ulises y a Aguilar Padilla los electores les sacaron tarjeta roja porque no quisieron volver a verlos ni en pintura. Ni a ellos ni a sus herederos políticos.

3ª.- Los candidatos también juegan. Por supuesto que si se combinan gobernadores que han acumulado un montón de tarjetas amarillas con candidatos incondicionales pero deslavados o incómodos como el poblano López Zavala, el oaxaqueño Eviel y el sinaloense Vizcarra, la fórmula es desastrosa. En sentido contrario, hubo candidatos que supieron imponerse a todas las adversidades: como Mariano González en Tlaxcala, que ganó a pesar del góber panista local y la candidata amiga del Presidente; o de Miguel Alonso en Zacatecas, quien pudo triunfar no obstante las inquinas de su excorreligionaria, la góber jactanciosa Amalia García.

4ª.- El PRI hasta el silbatazo final. Los que auguraron que el 2010 sería el prólogo del arrasamiento en el 2012 se equivocaron. Hay que contar los votos obtenidos incluso donde se aseguró que iban a arrollar y ganaron apenitas.

5ª.- Las alianzas y el juego de conjunto. Oportunistas, aberrantes, vergonzosas y descastadas. Sí. Pero las alianzas PAN-PRD y anexas funcionaron. Ahora hay que ver cuánto duran y en qué términos.

6ª.- Las encuestas son como las vuvuzelas. Cada quien se compra la que puede y al principio produce un sonido muy simpático. Pero después se multiplican y es tanta la estridencia que terminan por deformar la observación del partido. Hasta que caen los goles de a de veras.

http://www.eluniversal.com.mx/columnas/84757.html

Read Full Post »