Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 17/07/10

Los Estados de Nuevo León, Tampico, Coahuila, Oaxaca y Veracruz, quedaron seriamente afectados, la ayuda de nosotros, los ciudadanos, que podemos aportar un poco, pensamos que son Estados ricos o que el gobierno tiene que hacer toda la labor, en los terremotos, inundaciones o desastres naturales hemos cooperado ¿Por qué no hacerlo hoy? ¿Estamos tan lejos de qué nos pueda pasar esto? ¿Pensamos que se lo merecen?

Nada, creemos que todas las personas afectadas por el huracán Alex, necesitan un poco de nuestra ayuda. Un lata de Atún, una lata de Leche, un paquete de pañales, ropa que no utilices, zapatos que no te pones porqué pasaron de moda, todos, todos, podemos colaborar.

¿Cómo? Muy fácil, en el Dif de tu localidad, en la Cruz Roja o centros de Acopio. Con amigos que estén haciendo la magnifica labor de llamarte para pedirte ayuda y pasar a recolectar la ayuda.

Por favor piensa en esas familias que se han quedado sin un techo, sin comida y sin ropa, ellos nos necesitan ahora ¿Cuánto tiempo pasará para necesitar nosotros la misma ayuda?

Cooperemos.

Apoya con:

  • Agua embotellada
  • Pañales para niños y adultos
  • Alimentos enlatados y abrelatas
  • Leche en polvo o tetra pack
  • Cobertores
  • Alimentos no perecederos
  • Utensilios desechables y servilletas
  • Productos de limpieza: detergente en polvo, bolsas de plástico, cloro, trapos, cubetas, y escobas
  • Artículos de higiene personal, jabón, papel del baño, toallas sanitarias, y cepillos de dientes

Read Full Post »

El hueso cantor

[Cuento folclórico. Texto completo]

Anónimo


Había una vez gran alarma en un país por causa de un jabalí que asolaba los campos, destruía el ganado y despanzurraba a las personas a colmillazos. El Rey prometió una gran recompensa a quien librase al país de aquel azote; pero la fiera era tan corpulenta y forzuda que nadie se atrevía a acercarse al bosque donde tenía su morada. Finalmente, el Rey hizo salir a un pregonero diciendo que otorgaría por esposa a su única hija a aquel que capturase o diese muerte a la alimaña.

Vivían a la sazón dos hermanos en aquel reino, hijos de un hombre pobre, que se ofrecieron a intentar la empresa. El mayor, astuto y listo, lo hizo por soberbia; el menor, que era ingenuo y tonto, movido por su buen corazón. Dijo el Rey:

-Para estar seguros de encontrar el animal, entrarán en el bosque por los extremos opuestos.

El mayor entró por el lado de Poniente, y el menor por el de Levante. Al poco rato de avanzar éste, se le acercó un hombrecillo que llevaba en la mano una lanza corta, y le dijo:

-Te doy este venablo porque tu corazón es inocente y bondadoso. Con él puedes enfrentarte sin temor con el salvaje jabalí; no te hará daño alguno.

El mozo dio las gracias al hombrecillo y, echándose el arma al hombro, siguió su camino sin miedo. Poco después avistó a la fiera, que corría furiosa contra él; pero el joven le presentó la jabalina, y el animal, en su rabia loca, embistió ciegamente y se atravesó el corazón con el arma. El muchacho se cargó la fiera a la espalda y se volvió para presentarla al Rey.

Al salir del bosque por el lado opuesto, se detuvo en la entrada de una casa donde había mucha gente que se divertía bailando y empinando el codo. Allí estaba también su hermano mayor; había pensado que el jabalí no iba a escapársele, y que primero podría tomarse unos traguitos. Al ver a su hermano menor que salía del bosque con el jabalí a cuestas, su envidioso y perverso corazón no le dejó ya un instante en reposo.

-Ven, hermano -le dijo, llamándolo-, descansarás un poco y te reanimarás con un vaso de vino. El pequeño, que no pensaba mal, entró y le contó su encuentro con el hombrecillo que le había dado la jabalina para matar el jabalí. El mayor lo retuvo hasta el anochecer, y entonces partieron los dos juntos. Al llegar, ya oscurecido, a un puente que cruzaba el río, el mayor hizo que el otro pasara delante, y cuando estuvo en la mitad, le asestó a traición un fuerte golpe y lo mató. Lo enterró bajo el puente y, cargando con el jabalí, lo llevó al Rey, afirmando que lo había cazado y muerto, hazaña por la cual obtuvo la mano de la princesa. Al extrañarse la gente de que no regresara el hermano, dijo:

-Seguramente que el animal lo habrá despedazado -y todo el mundo lo creyó así.

Pero como a Dios nada le queda oculto, también aquella negra fechoría hubo de salir a la luz. Unos años más tarde, un pastor que conducía su rebaño por el puente vio abajo, entre la arena, un huesecillo blanco como la nieve, y pensó que con él podría fabricarse una boquilla para su cuerno. Así lo hizo, y al probar el instrumento con la nueva pieza, el huesecillo se puso a cantar, con gran asombro del pastor:

-Ay, amable pastorcillo, que tocas con mi huesecillo. Mi hermano me ha matado y bajo este puente enterrado. El jabalí se llevaba y la princesa me robaba.

-¡Vaya un cuerno prodigioso, que canta solo! -se dijo el pastor-. Voy a llevarlo al Señor Rey.

No bien hubo llegado a presencia del Rey, el cuerno volvió a entonar su canción. El Rey, comprendiendo el sentido, mandó excavar la tierra debajo del puente y apareció el esqueleto entero del asesinado. El mal hermano no pudo negar el hecho. Lo cosieron en un saco y lo echaron al río para que muriera ahogado. Los huesos del muerto fueron depositados en el cementerio, en una hermosa sepultura, y allí reposan en santa paz.

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/euro/folclor/hueso.htm

Read Full Post »

Estrictamente personal

Raymundo Riva Palacio

La caída de la reina

Viernes, 16 de Julio de 2010

Alguna vez dijo el monárquico Conde de Mirabeau que si para salvar a la República había que guillotinar al Rey, que le cortaran la cabeza. La Primera República Francesa se salvó, pero no así Luis XVI, quien murió en 1793 para salvar una crisis de Estado. La evocación surge por un pasaje de sobrevivencia similar, lejos por supuesto de esos niveles, por parte del presidente Felipe Calderón, quien tuvo que cortarle la cabeza –en este caso metafóricamente- a la persona a la que le entregó todo el poder y los recursos de su oficina para salvar la crisis en Los Pinos. La Presidencia no estaba en riesgo, pero sí la homogeneidad del equipo que le tiene que operar los dos últimos años de su sexenio, que había sido rota por Patricia Flores, hasta el miércoles jefa de la Oficina de la Presidencia, y puesto en riesgo la gobernabilidad interna.

Flores, una advenediza al equipo íntimo del presidente, llegó de la mano de la hoy primera dama, Margarita Zavala, a la campaña presidencial, en el área que manejó los fondos privados, y a Los Pinos, en un puesto secundario, desde donde se fue ganando el apoyo total de Calderón. Su ambición política, por lo demás legítima, y los ajustes del equipo presidencial le acomodaron la escalera al Olimpo calderonista. Subió muy rápido, o le faltó el temple para procesar el poder que le delegaron. En cualquier caso no entendió que ese poder era prestado y que no le pertenecía. Y en sólo un semestre dinamitó su carrera. El presidente pareció tratarla con elegancia en su salida de Los Pinos, pero en realidad, su mensaje de despedida fue un ajuste de cuentas codificado.

Calderón pareció ser muy generoso con Flores al reconocer sus méritos como la persona que despachaba en una oficina junto a la de él, y que con el derecho de picaporte que tenía solía incomodar a los secretarios de Estado que a veces querían tener unos minutos de privacidad con el presidente para tratar temas que pensaba sólo competían a los oídos de Calderón. Pero en el mensaje hay que leer lo positivo como negativo para alcanzar a comprender el tamaño de la molestia que le generó, y combinarlo con la encomienda a su sustituto, Gerardo Ruiz Mateos, para entender todo aquello que rompió.

Una clave la dio Calderón al instruir a Ruiz Mateos, con ella de testigo y rostro desencajado, a “dar seguimiento puntual de las órdenes y acuerdos del presidente”. Para el buen entendedor eso fue exactamente lo que violentó las cosas, el dejar de “seguir” puntualmente las instrucciones de su jefe. Cuáles fueron exactamente las cosas que desgastaron esa relación tan sólida, sigue siendo un secreto en Los Pinos. Pero una señal la dio el presidente en la despedida, cuando dijo que Flores había impulsado la lucha por la seguridad pública. La empujó, cierto, hasta el despeñadero.

El rendimiento de la campaña de comunicación política para colocar el discurso bélico como la razón de ser de Calderón, tuvo una caída tan vertiginosa que en cuestión de meses hasta sus defensores más vehementes comenzaron a criticarlo. La percepción no coincidía con la realidad de sus dichos y datos, y en Los Pinos nunca fueron capaces de conciliar lo objetivo con lo subjetivo. El resultado es que la mayoría de los mexicanos piensan que la lucha contra el narcotráfico la perdió el gobierno, que tampoco logró el consenso de las élites a favor de esa cruzada.

La responsable de esa estrategia fue Flores, quien excluyó por completo del diseño y operación de la propaganda al responsable de Comunicación Social de la Presidencia, Max Cortázar, y desoyó las objeciones que le hacía Alejandra Sota, la maestra de obras de ella, la arquitecta. La exclusión de Cortázar –hubo spots de los que se enteró hasta verlos en televisión- y las crecientes fricciones con Sota, provocaron un creciente enfrentamiento entre ellos, particularmente el primero, que rompieron el tejido entre los advenedizos de Flores, y el viejo equipo que venía trabajando con Calderón desde hace casi una década, y que lo acompañó durante los días más duros y difíciles de su carrera política.

El choque fue de trenes: entre ella y el grupo calderonista que está construyendo el proyecto transexenal. Flores tampoco vio con suficiente claridad y atención, vistos los resultados, que ese grupo de la más alta confianza, amistad y cariño del presidente, había girado en torno a Juan Camilo Mouriño como el candidato de Los Pinos para 2012, y que a su muerte, el relevo natural era la persona más importante para Calderón en el gabinete, Ernesto Cordero, el secretario de Hacienda.

En su mensaje, Calderón dio otra clave al decir que Flores coordinó las tareas del gobierno durante la crisis de la influenza AH1N1, cuando la realidad es que durante los pocos días que tuvo a su cargo el manejo de crisis, esta se profundizó por los errores y contradicciones en las cifras. Cordero, en ese entonces secretario de Desarrollo Social, fue llamado para, desde una oficina alterna coordinar toda la información, y coordinar al gabinete, con lo cual el gobierno recuperó la iniciativa y se abrió el espacio público para actuar en el control de la epidemia.

Flores jugó a las contras de él y del Presidente, y Calderón lo registró en el mensaje de salida, al hablar de lo mucho que trabajó para el Bicentenario y el Centenario este otoño. En efecto Flores apostó en esas celebraciones, que terminaron concebidas como la plataforma para la candidatura presidencial del secretario de Educación, Alonso Lujambio. Desde hace poco más de cuatro meses, dijeron funcionarios de la Presidencia, el alineamiento fue claro: Flores estaba con Lujambio y presionaba para llevarlo a la nominación. Ingenua. Si no está claro si el propio Presidente tendrá la fuerza para imponer al PAN un candidato, menos ella al querer imponer un candidato a Los Pinos.

Calderón le encargó a Ruiz Mateos la “reorganización integral” de la Oficina de la Presidencia, que incluya “todas las áreas que (la) componen”. El mensaje es claro. Flores fue excluyente dentro de Los Pinos, maltrató a todo un equipo muy unido y alteró la coordinación con varias secretarías de Estado. Ruiz Mateos regresa a la Presidencia a un cargo que ya había tenido y cumplido, ese sí, con eficiencia. La paz debe regresar a Los Pinos y restaurarse la concordia. Era indispensable para el Presidente esta medida, pues los enemigos y los adversarios se encuentran afuera, no adentro, que es en lo que se convirtió la reina destronada.

Read Full Post »

En 1999, Ferrari participó activamente en una campaña contra los derechos de las mujeres, dicen

Grupos feministas de Nuevo León acusan de antiabortista al nuevo titular de Economía

Sus posiciones homofóbicas lo incapacitan para desempeñar la función encomendada, sostienen

Cuando dirigió el Grupo Pulsar era la cara visible de la Legión de Cristo en el estado, acusan

Quería elevar a rango constitucional el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural

David Carrizales
Corresponsal
Periódico La Jornada
Viernes 16 de julio de 2010, p. 7

Monterrey, NL, 15 de julio. El nuevo secretario de Economía, Bruno Ferrari García de Alba, participó activamente en Nuevo León, hace 11 años, en favor de una propuesta de ley que, con apoyo del Partido Acción Nacional (PAN), penalizaba el aborto bajo cualquier circunstancia y dividió profundamente a la sociedad neoleonesa con movilizaciones en pro y en contra del proyecto, mismo que finalmente no prosperó, indicaron activistas en pro de los derechos de la mujer.

Rubén Ricardo Lozano Mont, Sandra Eugenia Cueva Domene, Edgardo Arzamendi Dávila, Eugenia Valdez Adame y Ana María Padilla Dávila, quienes se opusieron a la iniciativa suscrita y presentada el 10 de mayo de 1999 por Ferrari ante el Congreso local, consideraron que el pasado reciente del nuevo titular de Economía, sus opiniones antiabortistas y homofóbicas, lo incapacitan para desempeñar la función encomendada por el presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Irma Alma Ochoa, dirigente de la agrupación Artemisas por la Equidad, enfatizó que de las opiniones de Ferrari, publicadas en diversos medios de comunicación, se desprende su posición de conservar los papeles tradicionales asignados a las mujeres, contrario a las políticas nacionales e internacionales de igualdad y no discriminación, en las que se busca incrementar la potenciación femenina en lo económico, social, cultural y político.

Por ello, expuso, el reciente nombramiento de Ferrari no generará mejores condiciones para las mujeres, sino que disminuirán las oportunidades y el acceso a los beneficios para este sector.

Señaló que Ferrari García de Alba, cuando dirigió Grupo Pulsar, era la cara visible de la Legión de Cristo en Nuevo León, y como tal pretendía elevar a rango constitucional el derecho a la vida desde la concepción hasta la muerte natural, impulsando un movimiento que se valió de presiones contra niños de colegios católicos, a quienes se obligó a llevar las firmas de sus padres, que luego se entregaron al Congreso local para presionar por la aprobación de la iniciativa.

Mariaurora Mata, directora de Género Ética y Salud Sexual, dijo que Ferrari es legionario de Cristo por los cuatro costados y es gravísimo que el Presidente haya nombrado como secretario de Economía a un personaje que no reconoce los derechos de las mujeres, quienes representan la mitad de la población económicamente activa. Por ello, dijo, su inclusión en el gabinete representa un grave retroceso para el Estado laico y los derechos de las mujeres.

Recordó que en 1998 y 1999, Nuevo León vivió una gran agitación social por la iniciativa promovida por los grupos de la ultraderecha. El proyecto, dijo, estuvo a punto de aprobarse, ya que la mayoría panista contaba con 23 votos y sólo necesitaba cinco más, que el coordinador del PRI, Oscar Adame, estaba dispuesto a otorgarles, pero fue frenado por la decisión de la legisladora del tricolor (hoy presidenta del Instituto Estatal de las Mujeres) María Elena Chapa, y la dirigente nacional priísta, Dulce María Sauri.

Por su parte, Mario Rodríguez Platas, dirigente de la agrupación Diversitas (que pugna por los derechos de la comunidad gay), señaló que es bien sabido en Monterrey que Bruno Ferrari era el enlace del padre Marcial Maciel (fundador de la Legión de Cristo) con los empresarios locales para la recaudación de fondos para obras pías.

Es antigay, sostienen

El activista expuso que además de su antagonismo con las mujeres, por su férrea oposición a la práctica del aborto, aun cuando el embarazo sea producto de una violación o corra peligro la vida de la madre, Ferrari ha tenido constantes confrontaciones con la comunidad gay, por sus posturas homofóbicas.

El propio Bruno Ferrari ha expresado en artículos editoriales su postura antiabortista. En un texto publicado en el portal electrónico www.catholic.net, a propósito de la aprobación de la ley que anuló en el estado de Guanajuato, en mayo de 2009, la posibilidad de realizar abortos en caso de embarazos por violación, y estableció sanciones para las mujeres que se los practiquen, escribió el hoy funcionario que el aborto provocado en cualquiera de sus formas es un asesinato, y que no se puede remediar una injusticia (la violación) con una mayor (el aborto).

Argumentó que si aceptamos que una madre mate a su propio hijo, ¿cómo se le podrá decir al resto de las personas que no se maten entre sí?

http://www.jornada.unam.mx/2010/07/16/index.php?section=politica&article=007n1pol

Read Full Post »