Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 19/07/10

El canal del Presidente

Ojo por ojo

Álvaro Cueva

2010-07-18•Acentos

Ya ni la amuela Felipe Calderón anunciando la ampliación de la cobertura de Once TV México.

Su participación fue tan mala durante la presentación de esta noticia, que no hubo nadie que no sospechara que se estaba apropiando de ese canal de televisión.

La verdad es que estamos ante una de las notas más importantes, delicadas y fascinantes en materia de medios de comunicación de los últimos años.

Once TV México es uno de los pocos canales públicos que sobrevivieron al proyecto privatizador de Carlos Salinas de Gortari.

¿Por qué? Porque, palabras más, palabras menos, no es un canal del gobierno, es el canal de una universidad, del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Por si esto no fuera suficiente, Canal 11 tiene una historia impresionante, un posicionamiento increíble y aunque su programación no es perfecta y jamás le ha metido un susto en cuanto a niveles de audiencia a Televisa o a TV Azteca, mucha gente lo ama.

¡Cómo no se va a amar una señal que lucha por hacer una televisión diferente! ¡Cómo no amar a Cristina Pacheco! ¡Cómo no amar sus programas infantiles! ¡Cómo no amar sus otras propuestas!

El punto es que todo iba muy bien hasta que, el lunes pasado, el Presidente anuncia, entre otras cosas, que poco a poco se va a ir ampliando la cobertura de esta estación.

¿Qué tiene de malo que se amplíe la cobertura de Once TV México si lo que los televidentes de esta nación están pidiendo son opciones?

Sí hay un problema y al rato se lo voy a decir, pero la primera gran bronca no fue ésta, sino cómo se hizo este anuncio.

El equipo de Felipe Calderón tiene una manera tan “especial” de decir y de hacer las cosas que a nadie le quedó claro nada.

Se supone que Once TV México va a seguir siendo el canal del IPN, pero la Secretaría de Gobernación también va a estar presente, lo cual se presta para pensar en manipulación y censura.

Luego resulta que la ampliación de la señal de Canal 11 es a través de unos convenios que se tienen que renovar cada 12 meses como si no fueran de verdad.

Y aparece el fantasma de una cosa muy rara que se llama Organismo Promotor de Medios Audiovisuales que suena como a “voy a tener el control de los medios”.

Si a esto le sumamos que el anuncio se da alrededor de un proceso electoral y que el candidato que se perfila para ser apoyado por las grandes cadenas privadas para las próximas elecciones presidenciales no va a ser del mismo partido de Calderón, el resultado es una bomba:

Canal 11, que ya se convirtió en Once TV México, se va a transformar en TV México, en el canal del Presidente. ¡Cuidado!

A lo mejor es un error de interpretación y en realidad don Felipe y su equipo lo que quieren es hacerle ruido a Televisa y a TV Azteca creando una especie de nueva Imevisión.

Sólo que como ahora el contexto es otro y su experiencia, limitada, pues ahí van resolviendo los procedimientos sobre la marcha. No vaya a ser que los empresarios se den cuenta, se les enojen y reaccionen.

Igual, a lo mejor de lo único que se trata es de llevarle los bonitos programas de Once TV México a los mexicanos que lo único que tienen para ver son programas como Laura de todos y Cien mexicanos dijieron.

Pero aquí es donde aparece el verdadero problema de todo esto, el que le mencionaba el principio de esta columna y que misteriosamente nadie ha sacado a colación: el público.

¿Felipe Calderón le preguntó al público de los estados si querían ver Once TV México?

¿Qué va a sentir una persona de Zacatecas cuando ponga la televisión y le den puras noticias de lugares que ni le importan como Coyoacán, Azcapotzalco y La Villa?

¿Cómo se va a identificar un campesino de Durango, por ejemplo, con el periodismo urbano de Cristina Pacheco? ¿La gente de Los Mochis se va a ir a correr a Los viveros?

Sí, Canal 11 es grande, pero es grande como es, chilango, del Poli.

Si el Presidente quería una cadena nacional, debió haber construido una cadena nacional bien, con todo lo que esto implica, no colgarse de un proyecto que fue diseñado para otros fines.

Y es que más allá de las interpretaciones políticas, el resultado a nivel televisión de este anuncio puede llegar a ser terrible, porque ni vamos a tener la cadena pública nacional que nos merecemos, ni vamos a conservar a nuestro querido Canal 11. Lo podríamos perder.

¡Atrévase a opinar!

alvarocueva@milenio.com

http://impreso.milenio.com/node/8801566


Read Full Post »

*Portarretrato

Raymundo Riva Palacio

Blake, Who?

Domingo, 18 de Julio de 2010

A José Francisco Blake Mora lo conocen los panistas sólo como “Blake”. Ni Pepe, ni Paco. Blake, simplemente Blake. Pero fuera del PAN y de la sociedad política más conocedora, el nuevo secretario de Gobernación es un desconocido, sobre los que muchos tienen preguntas y un juicio adelantado: como carece de peso político, no será un buen secretario.

El diagnóstico está consumado mientras que su vida y su trayectoria se empiezan a desdoblar. El miércoles no era nadie en la política nacional. Su biografía en Wikipedia registraba en unas cuantas líneas su paso por puestos en su natal Baja California, y cuando se confirmó el nombramiento, se le añadió la línea donde sumaba su nueva encomienda. Parecía como si el presidente Felipe Calderón lo hubiera sacado de la chistera para remplazar al incómodo Fernando Gómez Mont.

A decir verdad, Blake era el conejo que en varias ocasiones el presidente había fintado que sacaría del sombrero. Tiene una década muy cerca a él, desde que se conocieron en la 58 legislatura al arrancar el gobierno de Vicente Fox y fue parte de la burbuja de Calderón, que coordinaba la fracción del PAN en el Congreso.

Aunque neopanista laico –los panistas religiosos dejaron de tener esplendor al término del sexenio foxista-, Blake compartía intereses con Calderón, un panista doctrinario con repulsión natural al PRI que formó parte de la Comisión Instructora que trató fallidamente de desaforar a los legisladores y líderes petroleros Carlos Romero Deschamps y Ricardo Aldana, para que pagaran con la cárcel su participación en el Pemexgate.

Desde entonces establecieron una relación de empatía y confianza recíproca. Por eso, cuando Calderón fue destituido por el ex presidente Fox por adelantarse a sus tiempos electorales, Blake no dudó en sumarse a una campaña que en esos años tenía como puerto de destino la nada. Blake, quien ya había sido regidor en el Ayuntamiento de Tijuana cuando José Guadalupe Osuna Millán era alcalde, se convirtió en su coordinador de campaña en aquel estado, donde desapareció el PRD y la reserva de votos para el candidato Andrés Manuel López Obrador.

Calderón, agradecido y reconocido, le ofreció construir la nueva Oficina de la Presidencia, pasando por alto a su propio colaborador Juan Camilo Mouriño. Blake tenía otras metas inmediatas, le dijo a Calderón, y aceptó el ofrecimiento de Osuna Millán para convertirse en el coordinador de la campaña que lo llevó a la gubernatura de Baja California, con lo cual recibió la Secretaría de Gobierno del estado, el verdadero poder tras el trono, en recompensa.

Para quien apenas en los 90 había entrado al PAN, la marcha había sido relampagueante. Otro Osuna, Héctor Osuna Jaime, lo había incorporado a un grupo político en compañía de varios panistas en ascendencia, llamado “Los Rojos”. Para cuando el otro Osuna llegó a la gubernatura, Blake ya era el jefe de ese grupo. Hombre todo poderoso en Baja California y con acceso directo al presidente, se convirtió en un enemigo natural de los panistas del estado que querían crecer en el camino hacia la gubernatura.

Por esa razón el senador Alejandro González Cortázar se sumó al PRI para vetarlo como el relevo de Eduardo Medina Mora en la Procuraduría General de la República. Por temores similares otros panistas comenzaron a pedir su destitución en Baja California días después de la elección del 4 de julio, donde al haber sido el operador electoral del PAN y haber pasado por encima de candidatos naturales para imponer a los suyos, le acreditaron plenamente la derrota frente al PRI, que en esa entidad tuvo su victoria más sorprendente de la jornada.

Ese factor había sido determinante para que ante la inminente salida de Gómez Mont de Gobernación, su nombre hubiera perdido peso como relevo preferente en la cabeza de Calderón. De hecho, en la víspera del relevo, la decisión se había focalizado en dos personas, el viejo panismo representado por Luis Felipe Bravo Mena, secretario particular de Calderón, y ex líder nacional del partido, y Roberto Gil, figura emergente del panismo, ex representante ante el IFE, ex operador de la bancada panista en el Congreso, y subsecretario de Gobernación. Ambos representaban un grupo político con vínculos importantes hacia Calderón, con la garantía de lealtad, que es pre requisito de trabajo en Los Pinos. Hasta por la noche del martes el nombre de Blake comenzó a circular en los corrillos palaciegos.

La mañana del miércoles, quienes conocen a Blake, sabían que su destino había cambiado. Ya iba volando hacia la ciudad de México para presentarse en sociedad. Fue poco embarazoso el aterrizaje. Cuando llegó a Los Pinos el Estado Mayor Presidencial no lo dejó pasar, y tuvo que esperar largos minutos hasta que le abrieron la puerta al nuevo secretario de Gobernación.

Su nombre decepcionó a la opinión pública y a muchos analistas porque, o no sabían quién era, o porque pensaban, con el referente de la vieja mitología de Bucareli, que esa posición tenía que ser ocupada por un peso completo. Pero el cargo no se hace sólo con gigantes políticos. Tiene que ver con la capacidad de interlocución con la clase política y el acceso que le da el presidente para poder darles respuestas. Con Calderón, el único que tuvo esa escuela fue Mouriño, quien cuando decía sí, sus interlocutores sabían que era sí, y cuando era no, sabían que no habría forma de cambiar. Mouriño se ganó el respeto de la oposición que no consiguieron Francisco Ramírez Acuña o Gómez Mont en este sexenio.

Blake tiene ventajas sobre su antecesor. Gómez Mont era par de Calderón, con vicios, filias y fobias. Blake siempre ha sido subordinado a Calderón, sin esos vicios, filias y fobias, precisamente porque su carrera fue local. Gómez Mont tenía el oído de Calderón, pero también vida política propia a nivel federal. Blake tendrá el oído del presidente, y lo que tiene el equipaje a nivel federal se lo regaló Calderón en el Congreso. El futuro de Gómez Mont no dependía de Calderón, pero el de Blake estará totalmente asociado a cómo le vaya al presidente. De él depende que las cosas le resulten bien, porque de sus éxitos seguirá caminando hacia arriba. Si fracasa, su jefe ya va rumbo a la salida y el golpe será en el juicio histórico. Pero él, que quiere volar alto, se habrá desplomado.

Read Full Post »

Satiricosas

Manú Dornbierer

La “Legión de Cristo”, crudas verdades

El Sol de México
17 de julio de 2010

El complicado asunto de la Legión de Cristo, con aristas en apariencia incomprensibles, se entiende mejor hoy en día si hablamos de “los millonarios de Cristo”, como se designa en la calle a los autonombrados “legionarios”. Su fundador, Marcial Maciel resultó un repugnante perverso pedófilo que infligió irreparables daños morales y físicos a cientos de niños, pero tuvo para el Vaticano una cualidad que le valió un larguísimo solapamiento.

Fue un extraordinario y sinvergüenza hombre de negocios que aportaba ríos de dinero a las arcas del pequeño, extraordinariamente rico y ambicioso estado que conjuga el poder temporal con el religioso. Hay que aclarar sin ambages que hoy el asunto es sobre todo “e-co-nó-mi-co”, después del escándalo mundial que produjo en muchos países la revelación de la repugnante personalidad real de Marcial Maciel. Y lejos de desaparecer una institución corrupta como sucedía en otros tiempos, el Papa Benedicto XVI ha decidido conservar semejante manantial.

“Nuestro padre”, le llamaban los legionarios al michoacano que arrastró por el lodo los grandes preceptos del ‘Cristianismo’ con el conocimiento desde mitad del siglo XX -ya no cabe duda-, de los más altos jerarcas del catolicismo, de los grandes empresarios yunquistas que lo apoyaban y de políticos como la “pareja presidencial” de Vicente Fox y Marta Sahagún que después de su matrimonio civil en México viajó a Roma con Marcial Maciel, el dilecto amigo del Papa Juan Pablo II y suyo, para promover la anulación de sus respectivos matrimonios anteriores.

Los dimes y diretes entre los propios legionarios no logran ocultar la verdad de “los millonarios de Cristo”, que puede traducirse como la saga de una transnacional con un capital de más de 20 mil o 25 mil millones de euros. Los mexicanos importantes personajes de la Legión se denuncian entre ellos en forma hilarante, por ejemplo Luis Garza Medina, Vicario General de la Legión de Cristo, acusa a Álvaro Corcuera, director de la misma, de conocer la relación del sacerdote Marcial Maciel con mujeres al menos desde hace 30 años: “Como saben, nuestro padre tenía una sexualidad desestructurada, muy desestructurada, y eso hizo que él tuviera una relación con una mujer, continuada, constante, a lo largo de 30 años, de la cual tuvo una hija”. Durante este periodo también tuvo otra relación con otra mujer de la cual es probable que haya dos hijos, es una relación simultánea, poco extraña, porque luego los hijos, tanto la niña como estos muchachos, se conocieron, se conocían las familias, luego también en esta sexualidad desestructurada nuestro padre tenía actos homosexuales, actos sexuales también con menores”.

Bueno…, aunque violaba sus votos de castidad, Maciel no estaba tan “desestructurado” con las mujeres como quizás puedan comentar además de sus propias concubinas, algunas elegantes damas “consagradas” o no, que a veces le regalaban sus fortunas sin duda por sus buenos oficios. Y esa parte, digamos natural, de su sexualidad, a diferencia de su indecente pedofilia, debería obligar a la Iglesia a reflexionar en la posibilidad de que los curas se casen o no, pero libremente, por propia decisión. El autoritarismo en materia de sexualidad abre como es obvio caminos patológicos. Y en realidad el celibato obligatorio de los curas tiene un cariz además de misógino simplemente económico. La Iglesia primitiva no quería en el año 1073 que las familias de los sacerdotes le quitaran ni un centavo y menos que heredaran a hijos y esposas. Así pues el Papa Gregorio VII, canonizado porque logró que fuera el Papa y no el rey u otros poderosos, el que nombrara a los obispos, impuso el celibato y las mujeres de los curas ya casados y sus hijos fueron despedidos y hasta vendidos como esclavos. El Papa León IX, predecesor de Gregorio VII, lo había nombrado “ecónomo del Vaticano, y Tesorero del Pontífice”. ¡Qué casualidad, los mismos títulos hace más de mil años que los que tiene el flamante monseñor De Paolis que ha sido designado por el Papa actual reestructurador de la Legión de Cristo! ¿Desde entonces los curas eran economistas neoliberales?

* MONSEÑOR DE PAOLIS

La propaganda dice hoy en 2010 que están muy contentos los legionarios porque el Ratzinger designó Delegado Pontificio al alto personaje que es Velasio de Paolis, quien el 13 de abril de 2008 fue transferido del Supremo Tribunal de la Signatura, en la que quedó el belga Francis Daneels, a la presidencia de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede. Fuera caretas, lo que es en realidad Velasio de Paolis es un superauditor que tiene la encomienda de recuperar el emporio económico de Maciel que como se decía más arriba, puede ascender a más de 25 mil millones de euros.

De Paolis es un connotado economista y financiero del Vaticano que formó parte del Tribunal de la Rota, el que decidió “NO” actuar en el caso Marcial Maciel, precisamente debido a que eso implicaba el enorme peligro de perder su imperio económico. Prefirió desde entonces preservar a “la única multinacional mexicana de la religión en el mundo” como llamó a la “Legión de Cristo” Dionisio Garza Medina, hermano del Vicario de la Legión, Luis Garza Medina, ambos con otros hermanos más, del legendario Grupo Alfa, de Monterrey, Nuevo León, México. El grupo Alfa es una holding, una manejadora de negocios, que cuenta con cinco grupos subsidiarios en sectores clave de la economía mexicana: Petroquímica, alimentos, productos para el hogar, telecomunicaciones y materiales de construcción, cada cual dirigido por muy ricos y muy católicos empresarios.

En un par de notas de prensa dos expertos en materia de catolicismo opinan así del nombramiento: “Bernardo Barranco, experto en temas religiosos, precisó que el perfil de De Paolis da un claro indicio de las prioridades del Vaticano en torno a la legión. Es un auditor que se va a meter a fondo con las finanzas legionarias, porque allí hay un hoyo negro, una dimensión desconocida que está en litigio; se quiere saber hasta dónde llega la fortuna de los legionarios. Añadió que incluso en diversos medios internacionales se ha señalado que el alto nivel de corrupción de Maciel no sólo giraba en una sexualidad degenerada y depredadora, sino también en un manejo turbio de lo económico; se acaba de publicar sobre la fortuna de su hija, y hay exlegionarios que han insinuado que hay lavado de dinero, sobre todo en la zona de Quintana Roo”. Y Elio Masferrer, presidente de la Asociación Latinoamericana para el Estudio de las Religiones (Aler), señaló que buena parte del dinero de la legión está en “depósitos en paraísos fiscales, además de que tienen asociaciones financieras con grandes grupos empresariales y hay recursos que no están en dinero, sino en papeles, en acciones”. Agregó que también en la bolsa monetaria de la congregación están las herencias de muchos de sus integrantes, cuyos progenitores las entregaban a la Legión. En suma, dijo que auditar los recursos legionarios será una tarea muy compleja” (Reforma, 11/7/10). .

Cuando se habla del legendario y legionario Grupo Alfa, que conjuga a hombres riquísimos de Monterrey que tanto dieron al Vaticano, es imposible dejar de pensar en la ayuda que deberían estar brindando hoy, dadas las desastrosas circunstancias en que se encuentra su ciudad, su estado así como los vecinos Coahuila y Tamaulipas. El Gobierno federal, agotado por el costo de su guerra y tanta rapiña, chilla. Está tan prángana como la población mexicana y no quiere tocar sus neoliberales reservas.

Le tocan pues a los riquísimos autonombrados “regios” las reparaciones necesarias después del tremendo huracán “Alex” y sobre todo la salvación inmediata de sus abandonados paisanos norteños. Vitro, Cemex, Maseca (la de las tortillas “de estas tierras” mezcla de olotes y transgénicos), etcétera. No sería justo que así como USA mandó tan generosamente 100 mil dólares para los mismo efectos (también está pobre y no quiere a México) ¿qué el estado Vaticano se mochara con algo de lo mucho que ha recibido de México? ¿Y la Legión, signore De Paolis, no podría aportar un poquito de los 25 mil millones de euros que un mexicano le fabricó?

LIBROS DE “ALEX”. Desde hace algunos meses, me contactó otro Alex, tan demoledor como su tocayo el huracán. En 2003, publicó en Editorial Grijalbo, “El Legionario”, el primer libro que dio a conocer pormenorizadamente el asunto de Marcial Maciel y la denuncia de sus víctimas en el Vaticano. En España le llamaron “el libro que tumbó un imperio”. En 2006 vio la luz una 2ª edición del título, pero en la colección De Bolsillo de la misma editorial, Random House Mondadori. El autor es Alejandro Espinosa, sobrino de Marcial Maciel, por razones del parentesco una de sus mayores víctimas. Aunque los derechos de autor de la 1ª edición ya vencieron en 2009, la editora sigue vendiendo el libro pero no le da regalías al autor. ¡Qué raro! ¿A quién le llegan? Ambas ediciones han sido sin embargo retiradas de la circulación en las grandes tiendas y librerías. ¡Sino conoceré esa práctica en el país de la libre expresión! Y el propio Espinosa es perseguido por las autoridades civiles mexicanas yunquistas. La Reforma Agraria le quitó un rancho y hace poco, la casa en que vivía. Me contactó porque desea publicar con mi sello Libros del Sol, una manera en que autores independientes pueden editar por sí mismos utilizando el equipo de personas que nos unimos para pintarles un violín a los editores comerciales. Alex desea reeditar de esta manera independiente “El Legionario” y otra obra inédita “El Ilusionista”. Así recabará directamente el fruto del trabajo periodístico-literario por el que irónicamente lo persiguen. Mientras está lista la edición, si quiere usted, amigo de este espacio, leer cualquiera de los libros, escríbame y previa identificación y le podrá comprar sus libros directamente al autor.

satiricosas@gmail.com

http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n1711425.htm

Read Full Post »