Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 17/03/17

Desaparecidos, ¿qué más tiene que pasar?

Javier Solórzano Zinser

¿Qué más tendría que pasar para que el país se sacudiera y lanzara un hasta aquí ante la ola de desapariciones? ¿Qué tendríamos que descubrir para que las autoridades asuman su responsabilidad?

Las autoridades se la pasan firmando compromisos ante organismos internacionales que sólo se quedan en el papel. Se dicen atentas y preocupadas, pero no hay semana que no aparezcan brutales, terribles y dolorosos hallazgos.

No hay manera de que la autoridad no esté al tanto de lo que ocurre. Tiene servicios de inteligencia e instrumentos de alta sofisticación como para no saberlo.

El gobierno a diario recibe información de primera mano, al tiempo que en el Cisen tienen una oficina con especialistas dedicados al diagnóstico y el mapeo del país. Si no hacen más se debe a que eventualmente se les puede pasar algo, o porque andan en el ni los veo ni los oigo, aunque sepan muy bien lo que sucede.

La única manera de entender la impunidad con la que se mueve la delincuencia organizada es a través de su complicidad con la autoridad. A menudo van juntos en el camino para terminar por ser lo mismo.

No parece estar lejos de ser cierta la afirmación de que el país está lleno de fosas clandestinas. El caso de los 43 estudiantes en Iguala mostró la aparente facilidad con la que se puede desaparecer gente.

Los hechos en Ayotzinapa evidenciaron también la gran cantidad de fosas clandestinas que hay en Guerrero. En la búsqueda de los normalistas fueron apareciendo una fosa tras otra, lo cual no era privativo de una zona en particular del estado.

A lo que hemos visto habrá que sumar lo que está por venir. Diferentes investigaciones y demandas hacen pensar que hay mucho por encontrar todavía. En los límites de Guerrero-Morelos, por ejemplo, se han descubierto más fosas, lo que lleva a suponer que el área puede ser un auténtico cementerio clandestino.

Las fosas halladas a 15 minutos del centro de Veracruz puerto son un capítulo más de la pavorosa situación. Fueron localizados 244 cadáveres, en su mayoría cuerpos completos, en 120 fosas.

El hallazgo lo hicieron familiares de desaparecidos que en su desesperación por encontrar a sus parientes y amigos hacen hasta lo imposible. Han escuchado testimonios e informaciones de todo tipo, por más vagas y contradictorias que puedan ser.

Ayer conversamos con Lucy Díaz, fundadora del Colectivo El Solecito, con sede en Veracruz. Desde el año pasado se ha dedicado con familiares de desaparecidos a buscar a los suyos, “con esperanza y con un profundo dolor”. Nos dice Lucy que debe haber más de 3 mil denuncias en la Fiscalía del estado.

“En el colectivo hemos dejado de creer en la autoridad. El Presidente no se atreve ni a mencionar la palabra desaparecidos, como si con ello no existieran”, nos comenta la impulsora de El Solecito.

Remitir el tema a que se matan entre ellos y por tanto hay que ver las cosas bajo otro matiz no es sólo irresponsable; es poco serio y lamentable. Se pierden de vista el sentido de la condición humana y el que existe un Estado que debe mantener los equilibrios y sobre todo aplicar la ley. Apelar a que son los malos y que la bronca es entre ellos los hace abiertamente cómplices.

¿Qué más tiene que pasar para que se ponga de una vez por todas un alto? ¿De qué sirvió la absurda “guerra” de Calderón y qué ha hecho el actual gobierno? Todo sigue igual y peor.

- RESQUICIOS. Así nos lo dijeron ayer: * Mi postulación para el Nobel de la Paz la hizo la UAEM. En varias ocasiones intenté inhibir la postulación, en esta oportunidad no me fue posible. Los temas por los que me mencionan son derechos humanos y migrantes. La frontera sur es lastimosa, ahí los muros son virtuales. Con Fox empezaron la distancia y la crisis, con Calderón se ahondaron y con Peña Nieto todo tronó. Ya perdí la fe y la esperanza en este gobierno: Alejandro Solalinde, sacerdote activista fundador de Hermanos en el Camino.

solorzano52mx@yahoo.com.mx
Twitter:
@JavierSolorzano

 

http://www.razon.com.mx/spip.php?page=columnista&id_article=341227

 

Read Full Post »

Raymundo Riva Palacio

La ética de la secretaria

Rosario Robles tiene confundida la ética con la estética, o simplemente, nada extraviada, le da exactamente lo mismo que mezcle la estética con la ética. Todo esto viene porque el lunes pasado, la secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, cuyo acrónimo es Sedatu, decidió tomarse la mañana para sus temas personales y de promoción, dejando para otro momento sus funciones como titular de una dependencia que, entre otras cosas, recoge los remanentes del reparto agrario –que comenzó hace un siglo con la Revolución Mexicana–, y tiene bajo su responsabilidad la estratégica planeación urbana en el país. Esa mañana, la secretaria se fue de compras.

A media mañana la secretaria Robles fue fotografiada por una persona en la tienda Hermès en un centro comercial. La Casa Hermès fue fundada en 1987 en la zona del Barrio 4, el de los grandes bulevares que arquean sobre el centro de París, en 1837, con el propósito de vestir a los nobles europeos. Su cuartel general se encuentra actualmente en el número 24 de Faubourg Saint-Honoré, que es la calle que comparten las principales casas de modas del mundo, con el Palacio del Eliseo, la sede de la Presidencia francesa. Es decir, la secretaria Robles sabía perfectamente a dónde se metía. Iba a buscar corbatas de hombres, de punta de seda, cuyos precios normales oscilan entre los 2 mil 500 y los 3 mil pesos.

La señora Robles tiene un salario de 147 mil 318 pesos, de acuerdo con el Portal de Obligaciones de Transparencia, por lo cual está perfectamente dentro de sus posibilidades adquirir una corbata fina. Ese no es el problema, ni qué hace en su vida privada. El tema es relevante porque esta visita a la tienda se dio un lunes a media mañana, con lo cual violó el Código de Ética de los Servidores Públicos del Gobierno federal.

Tras revisar el documento, la versión impresa del portal digital Eje Central publicó una pequeña historia del hecho, firmada por la reportera Bet-biraí Nieto, donde registró:

“La funcionaria fue fotografiada a las 11:30 de la mañana en Perisur, al interior de la exclusiva tienda Hermès. Según la agenda de la titular de Sedatu, a la una de la tarde acudió al auditorio de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social en San Jerónimo Lídice, para la presentación del índice de las Ciudades Prósperas de ONU-Hábitat, acto que terminó luego de las tres de la tarde”.

La oficina de la secretaria se encuentra, en el sur de la Ciudad de México, cerca del Estadio Azteca y a unos 20 minutos, a media mañana, de Perisur. El auditorio en San Jerónimo Lídice se encuentra a escasos 15 minutos de Perisur. Es decir, no había mucha necesidad de la secretaria para no atender asuntos de trabajo, en su oficina o en otro lado, aunque definitivamente nada que ver en la tienda Hermès.

Se podría argumentar que se tomó la mañana, y buena parte de la tarde, porque antes que terminara el foro, crucial para el trabajo que le encomendó el presidente Enrique Peña Nieto, dijo que tenía otras cosas qué hacer –deben haber entendido que eran más importantes–, y se retiró buen tiempo antes de que concluyera. ¿A dónde fue? La reportera Nieto agregó: “Robles se disculpó y lo abandonó, pues tenía una entrevista en Radio Fórmula con Joaquín López Dóriga. Al terminar pasaban de las tres de la tarde, hora de comer”.

Según el manejo de horarios de trabajo, establecido en el inciso G, regla 11, del Código de Ética de los Servidores Públicos, titulado “Desempeño permanente con integridad de los funcionarios”, reportó Eje Central, no se deben “realizar actividades particulares en horarios de trabajo que contravengan las medidas aplicables para el uso eficiente, transparente y eficaz de los recursos públicos”. ¿Aprovechó la secretaria esa plataforma para un anuncio trascendental que justificara su negligencia laboral?

Tampoco. “La titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Rosario Robles Berlanga”, registró en su portal Radio Fórmula, “dijo que existe un crecimiento desordenado de la mancha urbana propiciado en gran medida por la corrupción y, en ocasiones por la incapacidad porque es el municipio el que tiene las facultades en materia de uso de suelo y desarrollo urbano”.

La fotografía fue publicada originalmente en la cuenta de Twitter del periodista Carlos Loret pocas horas después de ser tomada, y generó mucho ruido en la red, pero no pasó de los gritos en el vacío. Fue tomado como una anécdota en donde, quienes debían haber tomado nota y actuar, no lo hicieron. En el Código de marras se establece que quien viole la norma será sujeto o sujeta a una sanción administrativa, la cual no se establece, y se deja al juicio de la Secretaría de la Función Pública.

La secretaria Robles violó en forma flagrante el Código, fue atrapada en flagrancia por ciudadanos, se hizo público, y nadie arqueó la ceja o inició un procedimiento administrativo.

La visita de la secretaria a Hermès es un gran ejemplo de la laxitud de los mexicanos con respecto a sus leyes y normas. Más allá de que esta sea una falta administrativa, incluso quizás menor, no deja de ser un acto de impunidad. La falta de una acción correctiva en el Gobierno nos muestra que la vieja debilidad jurídica y ausencia de un auténtico estado de derecho, lo traemos en nuestro código genético, torcido y cínico, aparente y lamentablemente, irreversible.

 

http://www.zocalo.com.mx/opinion/opi-interna/la-etica-de-la-secretaria

Read Full Post »

Carmen Aristegui

¿Habrá nuevo fiscal?

Aunque se tiene previsto que el próximo 21 de marzo esté listo el dictamen con los resultados de las comparecencias para nombrar al nuevo fiscal anticorrupción, no queda claro si habrá o no tal fiscal a partir de la semana que entra. El proceso ha quedado atrapado en una serie de críticas e inconvenientes que hacen pensar que los senadores podrían posponer o, incluso, declarar desierto el proceso con tal de volver a abrir la discusión no solo de la persona y la metodología para seleccionarla, sino sobre el propio modelo de esa Fiscalía y el de la Fiscalía General de la Nación.

El camino para la creación de esas dos instituciones –que deberán ser fundamentales– ha estado lleno de dificultades y los señalamientos críticos acerca de su diseño y funcionamiento hay que tomarlos muy en serio.

Como si fuera un mal augurio, el último día de las comparecencias, dos de los aspirantes a la Fiscalía declinaron en medio de una situación bochornosa. Se puso al descubierto que los ensayos que presentaron para su postulación tenían párrafos enteros con textos idénticos entre sí. No quedaba claro, en ese momento, quién había copiado a quién o si ambos habrían recurrido a un tercero para confeccionar sus respectivos ensayos y postularse –por increíble que parezca– para la Fiscalía Anticorrupción. De paso hay que decir que fue muy distinto el rasero usado para este caso y la interpretación sobre la gravedad del asunto, respecto al que prevaleció cuando fue revelado el hecho de que el hoy Presidente de México había plagiado –según un ejercicio muestral– por lo menos el 29% de su tesis de licenciatura. Lo que aquí fue un hecho gravísimo, en aquel otro fue una “frivolidad” o simple “error metodológico”.

Cuando la senadora Pilar Ortega, presidenta de la Comisión de Justicia, habló con Braulio Robles Zúñiga, unos de los involucrados, este decidió de inmediato declinar en sus aspiraciones. Angélica Palacios Zárate, la otra candidata, tampoco compareció. Se retiraron, pero dejaron un halo de ridículo en el proceso que ya venía, de por sí, tocado por otras cosas como la carta que suscribieron 13 representantes de instituciones y organismos del Comité Técnico de Acompañamiento que decidió abandonar el mismo, después de revisar el Acuerdo de las Juntas Directivas de las Comisiones de Justicia y de Anticorrupción y Participación Ciudadana. La metodología para llevar a cabo la selección del nuevo o nueva fiscal no convenció a investigadores, profesores y miembros de instituciones como Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Artículo 19, Transparencia Mexicana, Fundar, CIDE, Coparmex, México Evalúa, Centro Espinosa Yglesias, entre otras, que prefirieron abandonar mejor el acompañamiento. Aunque se nombró un nuevo cuerpo de acompañamiento, la duda la dejaron sembrada. ¿Qué fue lo que no vieron bien en el mecanismo para elegir a un fiscal Anticorrupción todos estos expertos? ¿Qué garantías hay de que quien surja –si surge– contará con el perfil indicado para esa tarea?

También declinaron participar, por razones distintas, Ximena Puente, presidenta del INAI, y el doctor Miguel Sarre, reconocido especialista.

Por su parte, el exvisitador de la PGR, César Alejandro Chávez Flores, dijo que se mantiene en la contienda porque el foro de la comparecencia le permitiría exponer su visión crítica sobre el modelo tanto de la Fiscalía Anticorrupción como el de la General de la República. La posición del exfuncionario de la PGR respecto a las inconsistencias, inconvenientes y fallas de ambos modelos, lo ha llevado a decir que –aun si resultara seleccionado– no aceptaría el cargo si no viene acompañado el nombramiento de modificaciones sustanciales al diseño de las dos fiscalías. Tampoco parece haber condiciones de aprobar el nombramiento anticorrupción si la iniciativa presidencial de eliminar el “pase automático” para que el último procurador se convierta en el primer Fiscal de la Nación no ha sido aún aprobada. No extrañaría demasiado, pues, si la semana que entra los senadores anuncian que habrá nuevo Fiscal Anticorrupción, pero hasta nuevo aviso.

http://www.zocalo.com.mx/opinion/opi-interna/habra-nuevo-fiscal

 

 

Read Full Post »