Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 10/05/17

Huachicoleros de cuello blanco

Pedro Miguel

 

El viernes de la semana pasada, en la ceremonia conmemorativa de la batalla del 5 de mayo, Enrique Peña Nieto ordenó a las secretarías de Defensa y de Marina, a la Procuraduría General de la República y a Petróleos Mexicanos que diseñaran un plan para combatir el robo de combustible de ductos de Pemex, se hizo el propósito de colaborar con las autoridades poblanas para desmantelar por completo las bandas delictivas que se dedican al robo y la venta ilegales de hidrocarburos en una zona de Puebla. El telón de fondo del anuncio fue la muerte de cuatro soldados y seis civiles en enfrentamientos armados ocurridos el día anterior en Palmarito Tochapan tras un fallido operativo militar en contra de las bandas de huachicoleros.

La corrupción en los tres niveles de gobierno, el proverbial descuido de las instalaciones de esa otrora paraestatal, la injustificable política gubernamental que establece precios del combustible mucho más elevados que en Estados Unidos y la pobreza, el desempleo y el abandono del agro, se conjuntaron en una región de Puebla conocida como “la franja del huachicol” para dar una configuración singular al negocio ilícito: una actividad que en sus diversos segmentos da empleo a muchas familias y ofrece a innumerables consumidores abasto barato de gasolina en un mercado negro al menudeo que florece a la vista de las autoridades.

La Secretaría de Seguridad Pública local y algunas corporaciones policiales estuvieron involucradas durante años en la ordeña de combustibles. El 14 de julio de 2015 efectivos del Ejército capturaron en Tepeaca al entonces director general de la Policía Estatal Preventiva (PEP), Marco Antonio Estrada López, y al jefe del Grupo de Operaciones Especiales (GOES), Tomás Méndez Lozano, en un operativo en el que también fueron aseguradas 31 camionetas con gasolina hurtada. Los detenidos confesaron que en la red delictiva participaba el secretario de Seguridad Pública Facundo Rosas Rosas. Éste fue uno de los hombres más cercanos al ex secretario de seguridad federal, Genaro García Luna, con quien laboró en la AFI y en la desaparecida Secretaría de Seguridad Pública. En tiempos de Vicente Fox ocupó una dirección en la extinta Agencia Federal de Investigación y en el de Felipe Calderón fue coordinador de inteligencia de la Policía Federal y después, subsecretario de ¡Derechos Humanos! de la SSP (https://is.gd/LZ0VLP). También se recuerda a Rosas Rosas como el que ordenó la agresión policial contra manifestantes locales de Chalchihuapan en el curso de la cual murió el niño José Luis Tehuatlie (https://is.gd/Gjx9iQ).

Tras las detenciones de Estrada López y Méndez Lozano, tuvo lugar una avalancha de denuncias anónimas procedentes de las propias filas policiacas en las que sus autores contaron, entre otras cosas, que Estrada López entregaba semanalmente a su jefe Rosas Rosas una maleta con dinero procedente de las mafias de robo de hidrocarburos; que todas las patrullas del GOES e incluso los vehículos de diversos funcionarios del gobierno local eran abastecidos regularmente con huachicol; asimismo, se señaló que los titulares de la PEP y del GOES vendían protección a narcomenudistas, bandas de asaltantes en carretera, polleros y proxenetas. La PGR inició una averiguación de la que no se volvió a saber más y Rosas Rosas presentó su renuncia al entonces gobernador, Rafael Moreno Valle, quien se justificó afirmando que había sometido su nombramiento a la consideración del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Rosas Rosas siguió viviendo en Puebla y hasta agosto del año pasado la mayor parte de los colaboradores a los que nombró en la SSP seguían en sus puestos (https://is.gd/fhr9Hz).

Lo cierto es que durante la administración morenovallista en Puebla (2010-2016) el robo de combustible se incrementó en más de 3 mil por ciento (https://is.gd/9kDe1A). En febrero pasado –hace apenas tres meses– dos policías municipales de Puebla fueron detenidos cuando escoltaban un convoy de 31 camionetas cargadas de combustible robado (https://is.gd/db9cBo).

Así que si Peña realmente quiere saber más sobre las redes huachicoleras en Puebla, tendría que empezar por preguntarle qué sabe de eso a Moreno Valle.

navegaciones.blogspot.com

Twitter: @Navegaciones

 

Read Full Post »

Bregas panistas

SERGIO AGUAYO Miércoles 10 de may 2017, 3:53am

E N la política mexicana hay metamorfosis inversa; transitar de mariposa a gusano. Es el caso con aquellos panistas que brincaron de la “brega de eternidad” a la “opción preferencial” por las televisoras.

Manuel Gómez Morin le heredó al PAN una brújula ética. La honestidad, escribió, es la “virtud esencial [y] más necesaria [para] México”. Consciente de lo que significaba enfrentar a la Revolución hecha gobierno, lanzó una frase que se convirtió en consigna existencial para el panismo de la etapa heroica: “nuestro deber es permanente, no lucha de un día, sino brega de eternidad”.

Hay panistas que cuando tocan el timón de mando hacen a un lado la eternidad y se concentran en la brega de la canonjía, la transa y el moche. Vicente Fox es un ejemplo preclaro de opción preferencial por las televisoras. En 1988 aterrizaba en la política y para hacerse notar pagó un desplegado de plana completa en Proceso. El texto abría con una imprecación contra el principal noticiero de Televisa: “No veas 24 Horas porque oculta la verdad”.

Al cruzar el dintel de Los Pinos, Fox se quitó las botas hechas para aplastar a las “tepocatas, alimañas y víboras prietas” priistas. Se puso las sandalias de terciopelo de quienes deambulan por los corredores de poder y se dedicó a cortejar a quienes antes insultaba. En 2002 hizo un “regalazo” (conocido como el “decretazo”) a las televisoras al reducir el tiempo oficial del Estado que debían transmitir obligatoriamente de tres horas a 18 minutos.

Hay metamorfosis similares. En 2014 Federico Döring -panista desde 1995- declaró a El Universal que “el poder saca al priista que todos llevamos dentro”. Confirmó el dicho presentando en la Cámara de Diputados una iniciativa de ley que anula los derechos de las audiencias. Tres ejemplos: 1) al Ifetel le quita dientes porque se suprimen las multas por engañarnos y presentar propaganda o publicidad encubierta como información; 2) el defensor de audiencia y los códigos de ética se someten a la voluntad de los medios; y, 3) quitan al Ifetel la facultad de suspender -previo apercibimiento- la transmisión violatoria de derechos. Acertaron los organismos civiles cuando dijeron que los diputados “esta[ban] vendiendo los derechos de la sociedad mexicana a cambio de los favores de las televisoras y grupos de radio comerciales”. Favores pagables, supongo, en las elecciones de 2017 y 2018.

Según la detallada crónica de Jenaro Villamil en Proceso (29 de abril de 2017) el coordinador de la bancada panista, Marko Cortés, reconoció que recibieron la “orden de Ricardo Anaya”, presidente del PAN, de instruir a los diputados del blanquiazul para votar con el PRI y el Partido Verde. 73 lo hicieron, 8 se abstuvieron y 10 votaron en contra.

Ante semejante retroceso incluí en mi columna de la semana pasada la frase “Ricardo Anaya, el nuevo cómplice de las televisoras”. A las pocas horas el responsable de comunicación social del PAN, Fernando Rodríguez Doval, me escribió para aclararme que “el presidente del PAN, Ricardo Anaya, en ningún momento pidió a sus diputados el voto favorable a dicha iniciativa, que fue presentada a título individual por el diputado Federico Döring”. Escribí a este último pidiéndole una aclaración, pero optó por el silencio. Se desconoce, por tanto, quién dio la orden o convenció a 73 diputados de unirse al PRI y al Verde en el atraco. ¿Anaya, Döring o alguien más?

El panismo tiene una parte comprometida con el interés general. En este caso hubo 18 diputados que mostraron su inconformidad con la discreta abstención o el beligerante voto en contra. Javier Corral en Chihuahua está demostrando que la justicia de un estado sí puede combatir en serio la corrupción, en este caso la de César Duarte.

La asambleísta panista Margarita Martínez Fisher es de las pocos legisladores que atienden a los vecinos en lucha contra el urbanismo salvaje de la capital. Ese es el PAN que necesita México.

El PAN ya cumplió 78 años y están fuera de lugar sus faltas de definición tan comunes por ejemplo en la adolescencia. ¿Están dispuestos a defender los derechos de las audiencias o prefieren engordar las ganancias de las televisoras?, ¿desempolvarán la brega de eternidad o seguirán poniendo cirios a San Moche? ¿Mariposas o gusanos?

https://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/1339251.bregas-panistas.html

Read Full Post »

Los 79,344 muertos de Peña Nieto

Jorge Ramos

mié 10 may 2017, 4:12am

Si las cosas siguen igual, la presidencia de Enrique Peña Nieto podría convertirse en la más violenta y sangrienta desde la revolución mexicana. Las cifras oficiales son impresionantes. Pero lo más indignante es que a pesar de las matanzas, las fosas y la impunidad, en México no cambia nada.

Desde que Peña Nieto llegó a la presidencia, han sido asesinados 79,344 mexicanos. No son cuentos. Son las cifras oficiales de homicidios dolosos de la Secretaría de Gobernación desde el primero de diciembre de 2012 hasta el 31 de marzo de 2017. (Si no me creen, aquí las pueden corroborar: bit.ly/1KTkyif.) Esto es lo reportado por cada estado. Ahora imagínense todo lo que no se reporta.

En marzo asesinaron a 2,020 mexicanos. Si continúa ese promedio mensual hasta diciembre de 2018, cuando Peña Nieto entregue la presidencia, su gobierno será el más violento en la historia moderna de México. Superaría, incluso, los 104,089 muertos de la presidencia de Felipe Calderón.

Este es un monumental fracaso de Peña Nieto. Lo peor es que sigue haciendo lo mismo. En 2017, ya hay un repunte de la violencia. Es una clara señal de incompetencia y falta de liderazgo.

Más datos: En la presidencia de Peña Nieto han secuestrado a 5,692 personas. Esa cifra se acerca rápidamente a los 6,515 secuestrados con el ex presidente Calderón. Pero estos son los secuestros reportados; muchos más no se reportan porque hay mexicanos que le tienen más miedo a la policía que a los secuestradores.

La impunidad en México se extiende a los asesinos de periodistas, ya sean funcionarios públicos o miembros de carteles de las drogas. México es uno de los países más peligrosos del mundo para ser periodista, junto con Siria, Somalia y Afganistán.

El legado de Peña Nieto podría ser de una “impunidad endémica”, según un informe del Comité para la Protección de los Periodistas. Casi todos los asesinatos de reporteros durante su presidencia han quedado sin resolverse. Y cada vez que matan a otro periodista su gobierno suele tratar el incidente como algo normal, sugiriendo que es un crimen común, no vinculado a su labor informativa.

“‘Es muy fácil matar periodistas’: La crisis de la libertad de expresión en México” fue el titular de un reciente reportaje en primera plana del diario The New York Times. Sus cifras son estas:

– Marzo de este 2017 fue el peor mes para la libertad de prensa en México. Le dispararon a siete periodistas. Tres de ellos murieron, de acuerdo a la organización Artículo 19.

– Once periodistas fueron asesinados en 2016.

– Desde 2000, han muerto 104 periodistas y 25 han desaparecido. Se cree que los desaparecidos están muertos.

¿Por qué Peña Nieto sigue con sus mismas políticas fallidas ante estas aterradoras cifras? Quizás porque él no ve el problema. O a lo mejor cree que es un problema de relaciones públicas.

En 2009, cuando aún era gobernador del estado de México, Peña Nieto me dio una entrevista y ahí me dijo lo siguiente: “México es un país seguro que enfrenta un fenómeno delincuencial nuevo”. En ese 2009 hubo más de 16 mil asesinatos en todo el país y él aún seguía creyendo que México era un país seguro. Es la ceguera del poder.

Ante las fosas de Veracruz, la corrupción de ex gobernadores fugitivos, la vergüenza de la Casa Blanca, la desaparición de los 43 de Ayotzinapa, las matanzas de Tlatlaya y Nochixtlán, y las crecientes cifras de asesinatos y secuestros, los mexicanos no podemos seguir mintiéndonos.

Esto sugiere que Peña Nieto ya es uno de los peores presidentes que ha tenido México. No ha podido con su principal responsabilidad: proteger la vida de los mexicanos. Lo más grave es que no tiene ni idea de cómo resolver el problema. La guerra contra las drogas fracasó; México pone los muertos mientras que más de 20 millones de estadounidenses usan drogas.

Peña Nieto nos demostró que seis años en la presidencia son demasiados. Es preciso un cambio constitucional para bajarlo a cinco años. O establecer un referendo revocatorio entre el tercer y cuarto año. Estoy seguro que Peña Nieto no lo hubiera superado.

Mientras tanto, ya van 79,344 muertos con Peña Nieto, y seguimos contando. Es difícil pensar que haya otro país que le aguante tanto a un gobernante tan mediocre.

Jorge.Ramos@nytimes.com

http://www.elsiglodedurango.com.mx/noticia/736875.los-79344-muertos-de-pena-nieto.html

 

Read Full Post »