Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29/05/17

Políticos homosexuales

 

http://www.proceso.com.mx/488104/politicos-homosexuales

 

Read Full Post »

Denise Dresser

lun 29 may 2017, 3:34am

Patada al PRI

 RAzones para no votar por el PRI, en el Estado de México o cualquier otro lugar:

1) Romper el ciclo de corrupción e impunidad que nació en Atlacomulco y se ha vuelto un modus operandi a lo largo del país.

2) Arrebatarle al PRI una de las fuentes principales de financiamiento y enriquecimiento de las cuales se vale para perpetuarse en el poder.

3) Demostrar que la ciudadanización es capaz de derrotar al clientelismo; que la inteligencia libre se impone a la compra de voto; que los mexicanos son participantes y no sólo recipientes.

4) Acabar con todo aquello que el movimiento “Ahora” ha exhibido: las maniobras entre funcionarios y constructoras para desviar recursos de forma ilegal con el objetivo de comprar conciencias y elecciones.

5) Evidenciar a los miembros del gabinete -José Narro, José Antonio Meade, Luis Miranda- que ayudaron a convertir a la elección del Estado de México en una elección de Estado, violando la equidad electoral, violando la ética, violando la ley.

6) Aprovechar la alternancia como una oportunidad para investigar las penurias de gobiernos pasados, abriendo investigaciones que esclarezcan el mal uso del erario y la corrupción compartida entre sus usufructuarios.

7) Castigar a Arturo Montiel y a quienes han usado al estado como un vehículo para el enriquecimiento personal.

8) Destapar la cloaca en la cual se han llevado a cabo operaciones financieras irregulares en el Viaducto Bicentenario y el Circuito Exterior mexiquense.

9) Obligar al INE a rendir cuentas sobre su silencio en torno a la compra de voto.

10) Callar al presidente del PRI, Enrique Ochoa Reza, quien no cesa de mentir, tergiversar, manipular.

11) Enviar un mensaje de rechazo a Enrique Peña Nieto sobre su gobierno fallido, su gobierno corrupto, su gobierno ineficaz y colocar piedras en el camino del PRI rumbo a la elección presidencial de 2018. Convertir la elección en un referéndum sobre la gestión de Eruviel Ávila y lo que deja tras de sí: un estado inseguro, un estado empobrecido, un estado expoliado.

12) Abrir la posibilidad de investigaciones en torno al financiamiento ilegal vía el Estado de México a la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto.

13) Castigar al partido que ha dominado al Estado de México durante 90 años y ahí los resultados: feminicidios y violencia a la alza, prosperidad a la baja, 49.6 por ciento de la población en pobreza.

14) Propinar un empellón al partido que durante las décadas que ha gobernado la entidad no ha podido abatir la miseria en sus calles; más bien la ha exacerbado.

15) Exhibir cómo el equipo de Luis Videgaray operó la condonación fiscal al Estado de México, permitiendo que el gobierno estatal se quedara con impuestos que ya había descontado a sus trabajadores, como fue denunciado en su momento por una coalición ciudadana, encabezada por el hoy miembro del Comité Ciudadano del Sistema Nacional Anticorrupción, Luis Pérez de Acha.

16) Utilizar la alternancia como un acicate para la rendición de cuentas sobre temas pendientes como la Casa Blanca, que involucran a actores mexiquenses. Doblegar a una dinastía política y familiar que se siente intocable, y que por ello actúa al margen de la ley y del escrutinio público.

17) Demostrar que los mexiquenses son capaces de exorcizar al pequeño priista que muchos tienen dentro. Desterrar una cultura de tolerancia frente a los errores del poder, una cultura de pasividad frente a su podredumbre, una cultura de complicidad frente a sus abusos, una cultura de ciudadanos que no saben cómo serlo.

18) Terminar con el “síndrome de Estocolmo” que ha caracterizado al Estado de México; ese que lleva a los mexiquenses a perdonar a sus victimarios, a compadecer a sus torturadores, a solidarizarse con sus exprimidores, a mantener en el poder a quienes han abusado de él. Sacudir el yugo de un priismo que quiere valerse de nuevo de los mexiquenses que secuestra en el camino, engañados, exprimidos, asustados, manipulados.

19) Obligar a la oposición a gobernar mejor de como lo ha hecho en otras latitudes, ofreciendo no solo sacar al PRI del poder, sino una agenda transformadora y una gestión transparente.

20) Recobrar la dignidad perdida ante un partido y una forma de ejercer el poder que ha convertido a los ciudadanos en pordioseros con la mano extendida, esperando dádivas en lugar de exigir derechos. No más. A patear al PRI entonces el 4 de junio y siempre.

 

http://www.elsiglodedurango.com.mx/noticia/740983.patada-al-pri.html

Read Full Post »

Obesos sin fronteras

 

Juan Villoro

 

Pero el planeta también es el sitio de delirio donde la obesidad aqueja a gran parte de la población (en la Ciudad de México subió del 16% en 2000 al 26% en 2012).

Al comienzo de El hambre, Martín Caparrós escribe: “Cada día mueren, en el mundo -en este mundo- veinticinco mil personas por causas relacionadas con el hambre. Si usted, lector, lectora, se toma el trabajo de leer este libro, si usted se entusiasma y lo lee -digamos- en ocho horas, en ese lapso se habrán muerto de hambre unas ocho mil personas”.
Pero el planeta también es el sitio de delirio donde la obesidad aqueja a gran parte de la población (en la Ciudad de México subió del 16% en 2000 al 26% en 2012). Una de las consecuencias de la gordura extrema es la diabetes, muy extendida en naciones como la nuestra donde el azúcar es un ansiolítico para la realidad. Tenemos el mayor índice de obesidad infantil según la UNICEF y esta semana José Narro, secretario de Salud, dijo que la diabetes ya causó más muertos que la Revolución.
¿Cómo entender un mundo donde 800 millones de personas padecen hambre crónica y 70 millones se destruyen con sobredosis de carbohidratos? En Una forma de vida, Amélie Nothomb plantea una inquietante conjetura: es posible que la obesidad represente una protesta social que no hemos advertido.
Los gordos son blancos predilectos del bullying. La gente los llama “tonel” o “bola de grasa”, sin saber que cita lo que Shakespeare dijo de Falstaff. “¿Un cuerpo obeso está vivo?”, se pregunta Nothomb: “La única prueba de que no está muerto es que sigue engordando. Ésa es la lógica de la obesidad”. Y sin embargo, esa desgracia puede tener una causa política.
La trama de Una forma de vida comienza cuando Melvin Mapple, soldado del Ejército de Estados Unidos, escribe desde Irak a la novelista belga y le cuenta que cada vez hay más gordos con uniformes militares XXXL que combaten la depresión con la comida. Si en Vietnam las tropas soportaron el horror con el opio, que no conseguirían al volver a su país, en Irak lo soportan con la comida chatarra que seguirán comiendo en todas partes. Mapple señala que nadie se convierte en un repugnante budín humano por gusto propio; ése es el saldo de una vida indigna: “He cometido crímenes de guerra, he comido como un monstruo […] Nuestras filas están compuestas por asesinos de mi misma calaña. Que no hayan engordado demuestra que sus infamias no pesan sobre su conciencia. Son peores que yo”.
La ecuación ideológica de Mapple: quienes se mantienen en forma durante la guerra son más reprobables que quienes se destruyen a sí mismos con cucharadas de crema: “Nosotros, por lo menos, hacemos ostentación de nuestra culpabilidad. Nuestros remordimientos no son discretos”. Mapple ha engordado ciento treinta kilos por vergüenza. Eso pesa su infamia: “La grasa es el medio que he encontrado para dejar constancia sobre mi cuerpo del mal que he hecho”.
Nothomb intuye las consecuencias políticas de estas confesiones. Si la huelga de hambre ha sido una forma de protesta, la voracidad autodestructiva también puede serlo. El soldado Mapple no se ha deteriorado en vano; su lento suicidio revela una situación injusta. La escritora le sugiere que incursione en el body art, exponiendo su cuerpo como un nefasto resultado de los excesos del imperialismo.
Mapple le envía una foto de su cuerpo desnudo y la escritora se concentra en los labios, “pioneros de aquella sofocante expansión”: “Aquella boca fascinaba igual que fascinan los grandes criminales de la historia”.
El cuerpo de Mapple es su obra. Se ha creado a sí mismo como Nothomb ha creado sesenta y seis novelas. La diferencia es que él no puede releerse: sus lonjas le dan asco. Este desprecio de sí mismo señala que puede ser un artista de otro tipo: no representa la tragedia, es la tragedia.
Los motivos de Mapple son auténticos, pero el resto de su vida no lo es. Nothomb descubre que su corresponsal no está en Irak, jamás ha sido soldado y lleva la solitaria vida de un gordo de Baltimore. La ciudad de Edgar Allan Poe ha dado lugar a un monstruo común.
La utopía de la gordura como rebelión se derrumba. La improbable ONG de Obesos sin Fronteras carece de sentido. El planeta vuelve a ser el sitio absurdo donde, según el conteo de Caparrós, por cada párrafo leído en este artículo, han muerto de hambre ocho o diez personas y donde una parte cada vez más amplia de la población mitiga la angustia de estar vivo con aniquiladoras raciones de alimento.

http://www.criteriohidalgo.com/a-criterio/obesos-sin-fronteras

Read Full Post »