Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Los políticos mexicanos y Michael Jackson’

A una semana de las elecciones, la Inmaculada y su grupo de expertos (no sólo Ana Gabriela Guevara tiene los suyos) se vieron en la disyuntiva de escribir sobre el proceso electoral o sobre el deceso del llamado Rey del pop. Después de largas horas de deliberación se decidieron por el segundo, ya que, según justificaron, los políticos y el cantante tenían grandes similitudes: siempre se les culpa de algo, pero nunca se les puede probar nada y, como algunos políticos, empiezan con un color —de partido— y terminan siempre con otro.

Además, era la única persona que podía competir en número de cirugías con Elba Esther Gordillo, lo que hace suponer que el finado era su hermano menor y, por si fuera poco, Jackson seguramente era el ideólogo financiero del secretario de Hacienda, Agustín Carstens, pues, como en su paso moonwalk, la economía parece que camina hacia delante, pero realmente avanza para atrás. Lo único distinto es que Jackson murió y los políticos mexicanos siguen vivitos y coleando.

Entrando en materia, sin duda la muerte de Michael Jackson conmovió al mundo. Independientemente de los odios y amores que generó, su aportación musical plasmada sobre todo en su primer álbum, Thriller, son indiscutibles, pero después de 50 años de azarosa y controvertida vida finalmente Marcial Maciel lo llamó a su lado y ya se encuentra en santa paz persiguiendo querubines y angelitos. Algunos incluso dicen que lo primero que preguntó al llegar al cielo fue: “¿Dónde está el niño Dios?”

Asimismo, como cuando en los funerales la gente opta por recordar los mejores momentos de una persona, la muerte del cantante pop trajo a sus seguidores y detractores momentos de plática amena. Recordaban, por ejemplo, cuando demandó al hotel Hilton porque no incluyó los dos niños menores de 12 años en su habitación como decía la propaganda o comentaban cómo el último deseo del bailarín había sido que lo llevarán al hospital infantil.

Pero eso no es todo: fieles a su costumbre, los políticos mexicanos están buscando cómo aprovechar políticamente la muerte de Jackson, eso sí, anteponiendo las frases ya conocidas como: “Nosotros no lucramos con la desgracia” o “no usamos lamentables sucesos electoralmente”. El primero en decir algo fue el gobernador de Sonora, Eduardo Bours, quien está declarando que la muerte del ídolo es una cortina de humo, y que seguramente le subrogaban una guardería del IMSS o figuraba entre los dueños de la tristemente célebre ABC. En respuesta, Daniel Karam, director de ese Instituto, ha dicho: “Caiga quien caiga llegaremos a las últimas consecuencias, yo como padre de niños soy el primer interesado en resolver esto”.

Enrique Peña, gobernador del Estado México, está empacando sus maletas para acudir de inmediato al funeral del compositor y codearse con la crema y nata de la farándula estadunidense, con el fin de garantizar así nuevas fotos y reportajes “gratis” en los medios nacionales. El jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, ya está pensando en poner en el Zócalo un Neverland en lugar de las pistas de hielo y las playas artificiales.

Por su parte, en el PRI todavía no saben si la mejor forma de capitalizar esta fatalidad es poniendo: “¿Te falló tu ídolo Pop? ¡Basta de improvisaciones! Si ganamos nosotros te damos uno que viva más de 50 años, ¡te lo firmo y te lo cumplo!, o haciéndolo pasar por un compañero de partido. Mientras son peras o son manzanas, la lideresa del partido, Beatriz Paredes, está preparando un discurso en el que piensa declarar que el compañero Jackson era un gran ser humano al que se le conocía su interés por los niños y que, como el PRI, parecía que estaba en decadencia y a punto de morir, pero siempre encontraba la forma de resurgir. Se sabe que parte de la estrategia es filtrar la versión de que él y el priista Enrique Jackson, tenían un parentesco.

Los que tampoco saben cómo usar el deceso del ídolo son los del PAN. Aún no se ponen de acuerdo si decir: “Michael no está muerto sino que vino a México a apoyar al Presidente en su lucha contra el narcotráfico” o subir a internet un video que diga: “Analiza con nosotros el desempeño de Jackson y su similitudes con el PRI”, poniendo la evolución del rostro del compositor sobre el de Carlos Salinas de Gortari.

El PRD sí se las vería negras para utilizar la imagen del cantante, pero entre las opciones que se están barajando es la de poner un comercial con la niña Marianita, que dijera: “Chucho, ¿verdad que con la muerte de Michael los niños del mundo están a salvo? Así sí gana la gente”; también el líder del partido, Jesús Ortega, esta pensando en ir a los medios a declarar que el cantante era uno de los principales promotores de los ataques contra Marianita en internet, porque a él sólo le gustaban los niños.

El PT y Convergencia tienen el eslogan de oro: Michael Jackson estaría mejor con López Obrador. Por cierto, el tabasqueño ya voló hasta Los Ángeles a buscar imponer a Juanito como reemplazo del cantante, por lo pronto en sus mítines ya está diciendo que votar por Juanito-Rafael es como escuchar a Jackson.

El Verde está añadiendo un nuevo comercial que dice: “Si no tienes un nuevo ídolo pop, ¡que te lo pague el gobierno!”, y los del PSD van a rogarle al doctor de la autopsia para que diga que murió de sobredosis de alguna droga, para subir un nuevo comercial que diga: “Si se legaliza el consumo de drogas, muertes como ésta se hubieran evitado”.

Es un hecho: el día que Michael Jackson logró ser finalmente el blanco de todas las miradas del mundo, fue un día negro para la música.

http://www.exonline.com.mx/diario/columna/644748

Anuncios

Read Full Post »