Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Pascua tiempo de jacarandas’

Pascua, tiempo de jacarandas

Octavio paz, Elena Poniatowska y Paco Ignacio Taibo I, inspirados por el árbol; su mayor resplandor, en esta temporada

Por Verónica Martínez Sánchez

Vaivén Por la tarde, ya al subir; por la noche, ya al bajar; yo quiero pisar la nieve azul del jacarandá… Rafael Alberti

La caída de sus flores y semillas produce efecto alfombra. Aunque las jacarandas viven mejor en la cercanía de la costa, la ciudad de México goza cada primavera del espectáculo azul violáceo ofrecido únicamente por este árbol.

Su belleza inspiró a Paco Ignacio Taibo I, un año antes de su muerte, a relatar “a mí estos tiempos de Semana Santa me provocan un sentimiento de indecible pasión por esta metrópoli, porque es el tiempo de las jacarandas”.

En su artículo titulado “Tiempo de jacarandas”, difundido el 18 de abril de 2007, menciona: en su desfachatada belleza no se conforman sólo con el aire y crean en el suelo tapetes floreados que son una alegría de paisaje en que uno quisiera poder levitar, porque da pena pisarlas.

Octavio Paz también fue inspirado por las jacarandas. En su poema Utacamud, dice:

Arriba, Entre los fuegos de artificio de la jacaranda, graznan los cuervos, alegremente.

Así como estos dos grandes escritores, la también conocida como jacarandá, ha inspirado muchas más obras.

Este bello espectáculo se lo debemos al ex gobernador veracruzano Teodoro A. Dehesa Méndez quien en 1905 trajo la especie para su reproducción. Fue tan exitosa su aclimatación que de inmediato se trasladó a la ciudad de México, donde se plantó en avenida Insurgentes y en diversos parques y jardines públicos. En la actualidad también las podemos ver sobre Paseo de la Reforma y colonias como la Condesa.

Otro gran admirador de esta colorida especie fue el general Lázaro Cárdenas, quien mandó plantar muchas más en México, “porque le daban alegría y elegancia a la ciudad”, cuenta a La Razón el historiador Enrique Krauze.

“Yo tengo una jacaranda frente a mi oficina. Cuando compré el cascarón de una casa, en la que construí Clío y Letras Libres, todo estaba derruido, pero tenía una jacaranda. Entonces construí mi oficina frente al árbol”, señaló.

En la literatura, por ejemplo, el poeta Pablo Neruda tenía una en su casa, ubicada en la ciudad de Valparaíso, en Chile.

“No se sabe con exactitud qué país envió la especie a México, pero debió haber llegado vía Estados Unidos”, relata Héctor Benavides Meza, investigador titular del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias (INIFAP).

Explica que a diferencia de otras especies, ésta primero florece y posteriormente sale su follaje, convirtiéndose en la única planta estacional, es decir, que nos anuncia la llegada de las cuatro estaciones del año.

Inicia a florecer en primavera; su follaje cambia en verano; sus hojas caen en otoño y en invierno no tiene hojas, para que después se repita el ciclo.

“El proceso de crecimiento de una jacaranda es muy lento, pues tarda entre 12 y 18 meses en alcanzar un metro de altura y es cuando se puede transplantar”, relata la floricultora Gudelia Bustamante, quien se dedica a la producción del árbol desde hace más de 23 años. Tarda 30 años en alcanzar su altura máxima.

Para su reproducción las semillas se dejan secar de seis a siete meses en un lugar ventilado, para sembrarlas a principios de febrero.

Anualmente, Bustamante produce dos mil árboles que comercializa en el DF.

Así, México es uno de los países privilegiados por albelgar jacarandas, al gual que Brasil o Chile, pues en otras naciones como Cuba no hay.

http://www.razon.com.mx/spip.php?article28644

 

 

Read Full Post »